La Selección le cumplió a su afición. México dijo adiós a su gente con una victoria 1-0 sobre Chile, en la que los dirigidos por Javier Aguirre mostraron una mejor cara que la que venían dando en su gira por los Estados Unidos.

Ayer quién anotó el gol del triunfo fue Alberto Medina, pero el encargado de llevarse el espectáculo fue Cuauhtémoc Blanco, veterano que derrochó talento, clase y que le puso alegría a un partido que sólo por lapsos fue entretenido.

Fue justo Blanco quien inició la jugada del gol. El Temo recibió una pelota a unos metros del área, la cedió para Alberto Medina y éste, tras recibir el servicio la prendió con la zurda para ponerla pegada al palo y hacer inútil la estirada del guardameta. Apenas a los 13 minutos el Tri ya ganaba y hacía estallar a la afición que abarrotó el Azteca.

De ahí en adelante, Cuauhtémoc se convirtió en la figura y demostró que está listo para ayudar a México en Sudáfrica y si es necesario, para portar el gafete de capitán que ayer lució hasta antes de irse a la banca en medio de una gran ovación.

Y es que ayer Blanco se vio como en sus mejores tiempos. Jugó de primera intención, tocó de taquito, sacó de quicio a sus rivales y hasta se dio el lujo de bajar a toda velocidad para recuperar pelotas que lucían perdidas.

Además del elemento del exChicago Fire, habrá que destacar lo hecho por Francisco Rodríguez, zaguero que hizo pareja en la central con Osorio y que se vio seguro y hasta pisando la pelota y saliendo con elegancia quitándose rivales en zona de seguridad.

Si bien los 11 elementos que iniciaron cumplieron con una buena actuación, hay que poner a Andrés Guardado entre los que hicieron cosas diferentes, situación que le costó recibir una patada por la espalda de Manuel Iturra, chileno que ni si quiera tocó la pelota y se fue expulsado tras ingresar de cambio.

Si hay que señalar a alguien, no se puede dejar de lado a Javier Hernández, atacante que si bien corre por todas las pelotas, ha perdido la contundencia y dejó ir un par de goles cantados.

Pero quién verdaderamente tiene preocupado y molesto a todo México es Adolfo Bautista. El Bofo ingresó ayer de relevo en medio un monumental abucheo que conforme seguía errando pelotas se fue incrementando hasta que más de 100,000 almas exigían su salida del equipo.

Si bien el Tri dijo adiós a México con un triunfo, Javier Aguirre deberá afinar detalles con su equipo, pero sobre todo, trabajar horas extras con Adolfo Bautista, delantero señalado por toda la afición que pide su cabeza. Ahora el próximo lunes, ya en Europa, el equipo de El Vasco se medirá ante Inglaterra en Wembley.