Los pitchers ya no son la única posición de beisbolistas mexicanos que buscan reclutar los equipos de Grandes Ligas, ahora van por otras posiciones. Los Padres de San Diego, que han sido una de las puertas más importantes para los beisbolistas nacionales, son un ejemplo con la figura de Christian Villanueva, quien es uno de los mejores jonroneros de las Mayores.

Además de Christian, en las organizaciones de Ligas Menores de los Padres están: Luis Urías de 20 años como shortstop (El Paso Chihuahuas); Tirso Ornelas, 18 años, center fielder (Fort Wayne TinCaps) y Andrés Muñoz, 19 años, pitcher (Fort Wayne TinCaps).

“La tendencia es que los equipos ya no sólo están volteando a ver a pitchers sino ven demás posiciones y más con lo que está pasado con Christian. Cuando suban a Luis será mayor el interés y en unos años con Tirso. Para la fortuna de San Diego los tienen ellos”, comentó Roberto Castellón, ex director deportivo de los Diablos Rojos del México.

En la presente temporada de las Grandes Ligas, 80% de los beisbolistas mexicanos son pitchers, mientras que el resto ocupa las posiciones de primera base, tercera base y jardinero derecho.

De los beisbolistas mexicanos que juegan o jugaron en las Grandes Ligas, casi 10% debutó con los Padres de San Diego,la misma proporción que los Dodgers.

Castellón añade que para los beisbolistas, “llegar a San Diego es una ventaja por la cercanía con México, porque asisten muchos aficionados nacionales al parque; el hecho de que se hable español, todo eso beneficia el estado de ánimo de los muchachos y que no se sientan incómodos en comparación como cuando están muy al norte”.

•••

De acuerdo con Guillermo Celis, analista para la cadena ESPN, lo que le ha permitido destacar a Christian Villanueva es el proceso que llevó en las organizaciones en la que estuvo anteriormente y que no precipitaron el proceso para subirlo al primer equipo.

El originario de Guadalajara, Jalisco firmó a los 17 años con los Texas Rangers y jugó en sucursales de dicha organización durante tres años.

Para el 2012, es cambiado en conjunto con Kyle Hendricks a los Chicago Cubs por el lanzador Ryan Dempster.

El exligamayorista, Humberto Cota, menciona que a Villanueva “le están dando la oportunidad completa, porque en Texas estuvo bloqueado por Adrián Beltré y en Chicago por Kris Bryant. Ahora, llegó a San Diego y se ganó la oportunidad porque no empezó como titular, con base en resultados ha hecho lo mismo, sólo que ahora ya tiene el camino más abierto para sobresalir”.

El chico de 26 años registra un promedio de bateo de .348 y es el elemento que más carreras impulsa (18) y cuadrangulares (8) produce para la organización.

yesme.cortes@eleconomista.mx