Los rugidos más ensordecedores en Bay Hill fueron para Tiger Woods. Los últimos fueron para Rory McIlroy. Gracias a un formidable empuje en los últimos nueve hoyos, el golfista norirlandés se alzó el domingo con el título del torneo Arnold Palmer el domingo. Su putt al cerrar el décimo octavo fue uno que el público ha visto a Woods concretar tantas veces en el campo del centro de Florida.

McIlroy embocó cinco birdies en los últimos seis hoyos y culminó con una tarjeta de 64 golpes, ocho bajo el par de campo, para imponerse con una ventaja de tres impactos.

Fue su primera victoria desde que ganó el Campeonato del Tour el 26 de septiembre del 2016, al día siguiente del fallecimiento de Palmer.

“Desearía caminar por esa colina y que me estuviera estrechando la mano”, dijo McIlroy. “Pero estoy muy feliz de tener mi nombre en ese trofeo”.

Bay Hill estuvo pendiente de Woods durante toda la tarde. Woods, quien empezó la última ronda rezagado cinco golpes de la punta, consiguió tres birdies en un tramo de cuatro hoyos en la segunda parte del recorrido y se puso a tiro del liderato.

Pero un solo golpe alteró todo. Woods titubeó con su driver en el décimo sexto hoyo, de par-5, mandando la pelota muy desviada por la izquierda y encima de una cerca. Acabó con un bogey cuando tenía que conseguir el birdie.

La superestrella estadounidense firmó un 69, tres bajo par, y retrocedió en el tablero de líderes, empatado en el quinto lugar.

Woods compartió la plaza con Ryan Moore (71), y ahora afronta el Masters de Augusta muy entonado .

De todas formas, Woods se entreveró en el top 12 en los tres torneos que disputó en las últimas semanas en Florida.

Su siguiente compromiso será el primer grande la temporada, donde figurará entre los favoritos para ganar su quinta chaqueta verde. Y pensar que, recién hace seis meses, Woods aún no recibía el visto bueno de sus médicos para soltarse con los palos de golf tras una cirugía en la parte baja de su espalda, la cuarta intervención en la zona lumbar desde la primavera del 2014.

“Si me hubieran preguntado al inicio del año que iba a tener oportunidades de ganar dos torneos de golf, yo lo hubiera firmado de inmediato”, declaró Woods.