Marco Antonio Rodríguez mantiene ese carácter estricto afuera de la cancha, aun después de recibir la noticia de que, con 40 años, participará en su tercer Mundial y esa experiencia de dos justas anteriores le ha otorgado la lección de que la constante preparación y actualización de su profesión ha sido la clave para mantenerse vigente en el futbol mexicano, luego de 17 años en la profesión.

La Federación Mexicana de Futbol dio a conocer los parámetros que eligió la FIFA para considerar al juez central -junto a Marvin Torrentera Rivera y Marcos Quintero Huitrón, abanderados- entre las 25 tripletas que participarán en Brasil 2014. Destacan como virtudes de los silbantes: la personalidad y capacidad de comprensión al leer el juego y el planteamiento táctico de los equipos en cada encuentro.

Entre los puntos no se mencionó la parte física, rubro en el cual el silbante ha tenido dificultades para pasar las pruebas de la Comisión de Árbitros de la Femexfut.

Los árbitros que somos candidatos a pitar en el Mundial tenemos diferente calendarización de pruebas. Tenemos dos o tres competencias a las cuales responder y es difícil compaginar con las pruebas locales , argumentó Rodríguez, luego de que en los últimos tres exámenes físicos de la Liga MX no aprobó.

Chiquimarco dijo que no sólo se ha capacitado en temas de su profesión, ya que obtuvo el certificado en Director Técnico, así como cursos sobre metodología del deporte y análisis científico del ejercicio.

La preparación de los árbitros constará de tres seminarios previos al torneo y serán evaluados periódicamente.