Los resultados económicos de Manchester United durante la temporada pasada reflejaron ingresos por 913 millones de dólares, con un superávit de 89 millones de dólares al final el año futbolístico.

El equipo inglés regresó a la cima del poder económico, recuperó el primer sitio como el club de futbol que más ingresos registró en el mundo, superando a Real Madrid y Barcelona, que dominaron un par de años la liga de los millonarios.

La salida de José Mourinho no sólo dejó a Manchester sumido en una crisis deportiva, a 16 unidades del líder de la Premier League, Liverpool y que se traduce en la cuenta pendiente del club inglés frente a los millonarios ingresos económicos. 

El técnico portugués también dejó pendiente la renovación de 10 futbolistas del plantel que podrían salir del club sin beneficios económicos por sus transferencias, debido a que sólo les restan seis meses de contrato y los jugadores por reglamento de FIFA pueden negociar un nuevo contrato como agentes libres.

Manchester United es el equipo más afectado por los agentes libres del mercado de fichajes de invierno, ya que entre los 15 jugadores más valiosos que terminan contrato en junio de 2019, cinco son del equipo inglés.

El club se encuentra en la disyuntiva de renovar y ofrecer un aumento salarial a jugadores con sueldos ya elevados, como David de Gea, con un salario de 13.2 millones de dólares anuales, y Juan Mata con ingresos de 9.2 millones de dólares, para mantener una continuidad del plantel, o apostar por una renovación de jugadores, gasto de fichajes y elección de talento que elija el entrenador designado para la siguiente temporada, ya que Ole Gunnar Solskjaer es entrenador interino.

Los 10 elementos de Manchester United que terminarán contrato en junio de 2019 suman 61.2 millones de dólares, que representan el 20.6% de la masa salarial del equipo inglés. Los españoles de Gea y Mata son los integran la categoría alta de sueldos del equipo, aunque todavía por debajo de los mejores pagados del equipo, como Alexis Sánchez que obtiene 23 millones de dólares para convertirse en el futbolista mejor pagado del equipo, o Paul Pogba, que recibe 19 millones de dólares.