El tenis de Latinoamérica ha dejado de ser un protagonista de la gira de la ATP. Es participante, pero su competitividad está a debate en el presente y, peor aun, el futuro luce desolador, más si no hay dinero, y ésa es una de las grandes carencias de la región: la capacidad financiera para solventar proyectos.

Javier Frana, ex tenista argentino y ganador de tres torneos singles, reflexiona que quizás el futuro esté en ese ingenio que nos caracteriza a los latinos . La mala noticia es que esos chispazos no han llegado. De los 68 torneos de la gira ATP del año anterior, apenas siete fueron ganados por jugadores de América Latina y todos ellos entre el rango de los Open 500 y Open 250, ningún Masters o Grand Slam.

La región apenas tiene en Juan Martín del Potro a su máximo exponente y aunque en todos los torneos están presentes tenistas ya sea de Argentina, Colombia, Chile o Brasil y de vez en cuando mexicanos, son para estar en el cuadro, pero no para pensar en ganar.

Tan sólo de los 57 Grand Slam que se han disputado entre el 2000 y el 2014 son cuatro los que han ganado los latinoamericanos, siendo el último Juan Martín en el US Open 2009. A veces aparecen camadas doradas y no se puede hacer trabajo base, lo más complicado es cuando no hay un recambio natural y existen vacíos y ahora en el tenis de América Latina pasa algo de eso , analiza el comentarista de la cadena ESPN, Javier Frana.

Además, si nos enfocamos a los Grand Slams que representan los torneos de tenis más importantes del mundo , entre el 2010 y el 2014 apenas han llegado a cuartos de final en cuatro de 17 disputados.

Obviamente que sin recursos es mucho más difícil llegar a más gente, generar planes cuantitativos y cualitativos , relata Frana y luego da un poco de ánimo, pero no es impedimento , dice.

Apenas hace dos años Latinoamérica podía presumir dos representantes entre los mejores 20 del mundo: Juan Martín y Juan Mónaco, pero este año sigue Del Potro como cinco y el mismo Mónaco ya está en el lugar 43.

Entre los primeros 100 del mundo apenas destaca la nacionalidad de Argentina con cinco representantes y Colombia, tres; ninguno de Chile, Brasil o Perú, que incluso llegaron a tener tenistas en esta élite.

Pero no sólo es la falta de recursos lo que impide el desarrollo. También está en la superficie en que son especialistas. La mayoría de las canchas en Latinoamérica es de arcilla y por ellos son protagonistas allí, el problema y la tendencia es que la superficie dura o de carpeta es en la que más se compite en el circuito de la ATP. De los 68 torneos del 2013, 38 se juegan en la que ahora se disputa en Acapulco, que dejó la arcilla justo este año por la cancha dura.

Hicimos la modificación porque ésa es la tendencia del tenis mundial , relataba hace unos días Raúl Zurutuza, director del Abierto Mexicano de Tenis, a este diario.

Frana dice que pese a las limitaciones financieras para realizar planes de trabajos a largo plazo, sí considera necesario que de a poco las naciones de la región creen infraestructura de canchas duras o en su defecto cambien la arcilla por ésta. Hay que pelear por no quedarnos fuera cada vez más , dice a forma de conclusión.

La última vez que un latinoamericano fue número uno del mundo ocurrió en el 2001, cuando lo fue el brasileño Gustavo Kuerten… luego, nada más. Ahora, y como casi siempre ha ocurrido, Europa domina la Gira y el nuevo invitado es Asia que empieza a colocar tenistas entre los primeros 20 como el japonés Kei Nishikori.

No es lejana la etapa cuando estaba Kuerten en Brasil; Nicolás Massú y Fernando González en Chile; David Nalbandian, Guillermo Coria, Gustavo Cañas, Agustín Calleri…

Latinoamérica es una tierra de héroes y caudillos, de planes maravillosos en las ideas y terroríficos en la realidad. Así, sin recursos suficientes para plasmar lo que se piensa o escribe, al tenis de la región le queda esperar generaciones que crean su revolución para destacar. Así las cosas por estos rumbos.

TRISTE FINAL PARA FERRER, SIGUE LA MARCA DE MUSTER

David Ferrer era el favorito para derrotar al sudafricano Kevin Anderson y el primer set ya lo había advertido. El español, primera cabeza de serie del Abierto Mexicano de Tenis, lo había ganado por 6-2 en 39 minutos.

Pero algo debió ocurrir, de acuerdo con las sensaciones del estadio, porque 39 minutos más tarde David perdía 4-2. No era normal, no es que no fuera posible, sino que Ferrer había lucido muy fuerte el primer set y luego se cayó.

La noticia llegaba cuando David anunció al juez de silla que no continuaría más. ¿El motivo? Una lesión en el aductor izquierdo y adiós al sueño del tetracampeonato del español en el Abierto Mexicano. Thomas Muster sigue siendo el máximo ganador de la justa.

DOLGOPOLOV A SEMIFINALES

El ucraniano Alexandr Dolgopolov venció al croata Ivo Karlovic 6-4 y 7-6 (7/4) y se medirá ante el sudafricano Anderson.

Y ALLÁ VA CIBULKOVA

La eslovaca Dominica Cibulkova superó a la australiana Marina Erakovic, 52 del mundo, para ponerse en semifinales del AMT.

La favorita del evento y actualmente rankeada en el sitio 13 por la WTA, hizo valer los pronósticos. El primer set sin muchas complicaciones lo ganó por 6-4.

Sin embargo, en la segunda manga la pelota rápida y con mucho top spin le dificultaba por momentos el peloteo a la número uno de la siembra, ya que le costaba devolver el efecto; pero lo compensaba con la potencia que le imprimía a su raqueta para golpes más planos.

Erakovic ofeció máxima resistencia, pero hasta un 5-5. Sin embargo ya no pudo darle más batalla y perdió ese set 7-5.

ivan.perez@eleconomista.mx