A la franca sonrisa de Patrick Makau se le fue el espíritu. Se le había ido ya el domingo pasado, cuando a la mitad del maratón de Londres abandonó la competencia.

Y es que ayer el keniano, quien en el 2011 fue el único en atreverse a quebrantar el récord de los 42.195 kilómetros que por tres años sostuvo el etíope Haile Gebrselassie y que hoy ostenta con 2:03.38 horas, fue sorprendido al quedar fuera de la selección de su país que competirá en Londres 2012.

A sus 27 años, Makau buscaba competir en la primera justa olímpica de su carrera, pero no. Ayer, la inesperada decisión acabó con los sueños del talentoso Patrick.

El nacido en Manyanzwani inició su carrera en el atletismo a los 16 años cuando comenzó a destacar principalmente en el medio maratón. Al poco tiempo, logró convertirse en el tercer hombre más rápido del mundo en la distancia al cronometrar 58.52 minutos.

Fue en el 2010 cuando Makau se aventuró a correr su primer maratón en Rotterdam, donde sorprendió al conseguir el cuarto mejor tiempo del mundo en la distancia con 2:04.48 horas. Pero fue un año después cuando Patrick alcanzó fama mundial al batir el récord de Gebre y se adjudicó la marca del orbe en la distancia con 2:03.38 horas.

Hoy, el chico brillante que prometía superarse a sí mismo en Londres quedó junto a sus compatriotas Emmanuel Mutai y Geoffrey Mutai, exganadores del maratón de Londres y Boston, fuera de la selección pero irán como reservas.

El equipo incluye al ganador del maratón londinense del año pasado Wilson Kipsang y segundo más rápido del mundo en la distancia, y al dos veces campeón del mundo Abel Kirui, quien terminó en sexto lugar el domingo en Londres.

(Con información de Agencias)