Mientras Antonio Ferrera realizó una labor inconmensurable, Joselito Adame dio muestra del gran poder que atesora en su muleta, José Mauricio hizo gala de pureza y verdad en su trasteo, Luis David mostró una férrea voluntad y tanto Enrique Ponce como Morante de la Puebla pasaron desapercibidos en la decimoséptima corrida y penúltima de la Temporada Grande en la plaza México.

Lo mejor de la tarde corrió a cargo de Ferrera quien enfrentó a ‘Tocayo’ de La Joya, un ejemplar bravo, codicioso y con fijeza al que lanceó a la verónica para  rematar con una revolera; en su faena de muleta el torero español inició por naturales en redondo, luego derechazos en series repetidas para seguir con la arrucina y nueva serie, dosantinas y mas naturales, otros adornos y cuando se disponía a tirarse a matar una vez preparada la suerte suprema el público ya tenía los tendidos blanqueados de pañuelos para que luego de hacerse algo del rogar, el juez, Jorge Ramos, concediera el perdón de la vida al extraordinario burel y el buñolí diera la vuelta al ruedo en compañía de los ganaderos con gran fuerza.

Por su parte, Adame lidió a ‘Cinco Estrellas’ de Reyes Huerta al que recibió a la verónica, le realizó un quite por gaoneras e invitó a Ferrera y a Luis David a cubrir el tercio de banderillas iniciando el diestro español con un cuarteo por el pito derecho con mucha exposición, siguió Luis David con otro cuarteo ahora por pitón izquierdo y también exponiendo mucho para que terminara el tercio el mismo José con un par de poder a poder que les valió a los tres una fuerte ovación en el tercio.

Ya con la franela, el torero hidrocálido inició con ayudados por alto para hilvanar tandas por ambos lados con mando, recorrido y trasmisión, adornos y un arrimón que le provocó sufrir un fuerte achuchón del que salió fuertemente lastimado al punto de pensarse en la cornada, sin embargo, se quedó a terminar su labor y tras dejar la estocada hasta la empuñadura mató para recibir por petición de gran parte del público dos orejas que luego le fueron protestadas por otros tantos.

El cuarto de la tarde de nombre ‘Coco’ de Xajay, un burel con poca trasmisión, le correspondió a José Mauricio quien luego de lancear de forma variada, realizó una faena para entendidos, con elegancia, clase y calidad pero al mismo tiempo llena de pureza, temple y valor por la forma de arrimarse que terminó con el estoque un poco trasero pero hasta los gavilanes y que le valió una oreja que bien pudieran haber sido dos.

Abrió plaza Enrique Ponce quien observó cómo regresaba ‘Caudal de Memorias’, el toro de Julián Hamdan por su falta de presencia y bravura. Sustituyó el primer reserva de La Joya, ‘Buen Amigo’ de nombre y reservón y aplomado al que una labor voluntariosa que no tuvo eco en los tendidos y que remató de estocada caída para saludar en el tercio al término de su actuación.

En cuanto a Luis David, quien pechó con el toro malo de la tarde, lanceó variado tanto al recibir como al realizar su quite, pero sus esfuerzos se estrellaron con las pocas condiciones del ejemplar de Las Huertas, un toro manso, distraído y rajado, al que despachó de varios pinchazos para retirarse en silencio.

El tercero, de Bernaldo de Quirós y que fue pitado por su falta de presencia, fue para Morante de la Puebla, quien luego de lancear a la verónica, hizo un leve intento de lidia pero se decantó por abreviar y le abuchearon luego de un aviso.

Al finalizar el paseíllo se le realizó un homenaje a Juan Vázquez por su trayectoria de 63 años en la fiesta brava como novillero, subalterno y asesor en el palco de la autoridad, además el público sacó a saludar en el tercio a los seis participantes.

Cerrojazo con los Hermosos de Mendoza

La empresa TauroPlaza anunció para la última corrida del serial, al rejoneador navarro Pablo Hermoso de Mendoza quien habrá de confirmarle la alternativa a su hijo, Guillermo Hermoso de Mendoza, ellos alternarán con dos de los triunfadores mexicanos de a pie, para lidiar ejemplares de Los Encinos y Santa Fe del Campo.