La MLB pasa por un problema que afecta a todas las principales ligas deportivas de Estados Unidos: las valoraciones multimillonarias de los equipos han dificultado que los propietarios parciales, conocidos como socios limitados encuentren compradores para sus ofertas cuando llegue el momento de vender.

A medida que se desarrolla la Serie Mundial entre los Astros de Houston y los Nacionales de Washington, la MLB se ha movido hacia la aprobación de una nueva regulación que permitirá que los fondos de inversión adquieran participaciones minoritarias en sus franquicias, con el objetivo de fortalecer económicamente a sus equipos y, por lo tanto, traer de vuelta al consumidor.

Esta misma iniciativa ha sido estudiada por la NBA y la NFL desde principios de año. Mientras que el primero está considerando formar un nuevo vehículo de capital que pueda comprar participaciones pasivas minoritarias en varios equipos, el fútbol está considerando permitir a los propietarios liberar más capital para dar acceso a más accionistas minoritarios.

De acuerdo con Bloomberg, algunos fondos de inversión ya están considerando la aprobación de la MLB. Galioto Sports Partners, por ejemplo, ya habría creado un vehículo de inversión con un fondo de 500 millones de dólares que aceptará hasta 100 socios con una contribución mínima de un millón de euros.

Los equipos de la MLB valen un promedio de 1,780 millones, un 8% más que el año anterior, estima Forbes. Y los Yankees, los mejores en la liga, se acercan a los 5,000 millones.

El GSP Baseball Fund aceptará un máximo de un centenar de inversores y tiene una contribución mínima de un millón, dijo una de las personas. El fondo ha recibido la aprobación regulatoria de todas las agencias federales requeridas.

Sal Galatioto, director de Galatioto Sports Partners, ha trabajado en varias de las transacciones más importantes en el deporte profesional, incluidas las ofertas que involucran a los Brooklyn Nets, Chicago Cubs, Golden State Warriors, New York Yankees y Washington Redskins. Recientemente representó a los Dodgers en su venta de participación minoritaria.