Luka Doncic es un chico de pocas palabras. El basquetbolista esloveno prefiere expresarlo todo sobre la duela. Con dos años de haber ingresado a la NBA, el joven de 20 años está rompiendo las marcas del legendario Michael Jordan, lo que lo hace sentir especial, sin embargo mantiene la modestia: “Es sólo mi segundo año y todavía no he hecho nada como él, así que no se puede comparar”.

Si bien las comparaciones con jugadores del pasado o del presente están fuera de lugar para su entrenador, Rick Carlisle, el estratega que se enfrentará a los Mavs en la Ciudad de México, Dwane Casey, asegura que es un jugador que comienza a ser un tema de preocupación entre los entrenadores de la NBA, pues tiene habilidades semejantes a las de las leyendas de la liga.

“Si viste el más reciente juego ante los Lakers, es tan talentoso como todo jugador de la NBA, con la pelota, cuando crea jugadas para otros, cuando pasa el balón, yo estaba presente cuando Larry Bird estaba en sus últimos años, John Stockton, uno de los mejores pasadores en la liga, Magic Johnson, y él se encuentra justo en esa categoría en cuanto a pasar el balón se refiere, no ha realizado lo que esos jugadores aún pero él es una de las grandes estrellas de nuestra liga. Tenemos que encontrar una manera de limitarlo, es un jugador muy dinámico”, dijo Casey.

Los Mavericks supieron mover sus piezas y ganar en un valioso intercambio con Atlanta al jugador esloveno recién llegado de la segunda mejor liga del mundo según ‘The Guardian’, “Sabíamos que era muy bueno y nadie en el panorama internacional ha realizado lo que él a los 19 años, múltiples MVP, múltiples campeonatos, etcétera, entonces, sabíamos que era bueno, pero él no jugó en la Summer League en 2018 porque creímos que necesitaba descansar después de jugar hasta muy tarde en la temporada en la Euroliga y en la otra liga en la que estaba jugando y cuando empezó a jugar fue algo substancial la gente vio un diferente tipo de jugador que no había visto en mucho tiempo y él sólo continuó convirtiéndose mejor y mejor y trabajando muy duro”, expresó Carlisle.

Debe ser complicado para un jugador de Eslovenia, un país que antes de Luka  lo máximo que había alcanzado como nación fue un cuarto lugar en Eurobasket, darse cuenta que a pasos rápidos se convierte en una estrella de la mejor liga del mundo; además pretendido por las marcas deportivas más prestigiosas (según Forbes, las expectativas sobre qué marca calzará a Luka Doncic permanecen altas). Y mientras el duelo entre las multinacionales se desarrolla, al basquetbolista sólo le interesa una cosa: “El baloncesto, disfrutar el baloncesto, jugarlo casi cada día, eso me inspira”.

Luka es un joven de pocas palabras también con la prensa, aunque los especialistas aseguran que es con los árbitros con quienes debe reservarse, pues actitudes como esas podrían alejarlo, no sólo de un triunfo, también de la contienda por el MVP.

“El otro día me gustó mucho porque dijo que le iba a bajar un poquito, hablando con los árbitros, porque un jugador cuando se enfoca más en lo que le están cobrando o no le están cobrando, simplemente se está desvirtuando, de la meta que hay juego por juego, yo creo que el que tiene que hablar es el coach, no tanto el jugador, porque después te viene una falta técnica, te vas al vestuario, entonces cómo vas a contribuir a la causa de tu equipo si no estás en cancha”, dijo Ernesto Jeréz, comentarista de ESPN.