Es casi un hecho que Alberto Contador será quien logre la victoria en el Giro de Italia 2011, pero sin duda para el español no fue nada fácil encontrarse con la victoria, no sólo por los escándalos en los que se ha visto envuelto desde su última participación en el Tour de Francia, sino también por la calidad de quienes corren junto a él.

Los ciclistas saben que no es fácil enfrentar a Contador, quien no pierde una gran vuelta desde el 2005, cuando vivía sus épocas de Sub-23. Hoy, como un ciclista consolidado, Alberto estuvo dispuesto a llevarse la primer gran carrera de este año.

No obstante, el español tuvo que enfrentarse a dos de los locales más poderosos que buscaban con afán la gloria. El primero, Michele Scarponi, ciclista que ha logrado mejorar en las subidas y se ha ganado un lugar como uno de los mejores en la montaña.

Aunque su principal defecto es en la contrarreloj, donde le ha costado un poco el sprint, se mantenía como uno de los rivales más importantes dentro de la competencia, pues apenas el año pasado había conseguido la cuarta plaza en el Giro. Ahora marcha segundo en la clasificación general, pero a 4:58 minutos del líder Contador.

El segundo italiano en disputa es Vincenzo Nibali, quien buscaba por primera vez en su carrera convertirse en el ganador del Giro. Cuenta con gran espectacularidad, gran técnica y en el 2010 estuvo a punto de llevarse el Giro, cuando no figuraba como líder de su equipo.

Sin embargo, el italiano se quedó corto y hasta ahora marcha en el tercer puesto, a 5:45 minutos de Contador.

Además de la legión italiana, el virtual ganador del Giro sabía que una de sus más importantes batallas estaría con el ruso Denis Menchov, quien llegaba a la competencia con ganas de regresar al podio en lo más alto, tal como lo había hecho en el 2009.

Menchov, con sus grandes cualidades como escalador y con una experiencia de varios años en grandes vueltas, esperaba que su madurez como ciclista le diera las posibilidades de arrebatarle la gloria al español.

Sus posibilidades en este Giro están prácticamente desechas, pues se ubica octavo general, a 9:38 minutos de Contador.

Entre sus compatriotas, Alberto también podía ver amenazado su título. Por una parte, Igor Antón, quien llegaba a la carrera como uno de los favoritos, pero era en realidad una incógnita.

Se caracteriza por su rendimiento esporádico. Lejos de su país le ha costado mucho encontrar su nivel y quizá su desconcentración en la carrera le jugó una mala pasada; hoy se ubica en el puesto 11 de la general, a 10:58 del líder.

En tanto, David Arroyo (12) y Carlos Sastre (29), resultaron no ser amenaza para Contador, quien seguramente el próximo domingo entrará a Milán como ganador absoluto del Giro de Italia y, además, tendrá ya la mira puesta en su próximo objetivo: el Tour de Francia.