Londres. El día que Ye Shiwen nadó los 400 metros libres en tan sólo 28.93 segundos y se llevó el oro en la prueba de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, la china saltó a la fama no sólo por haber brazado 17 centésimas más rápido que el estadounidense Ryan Lochte en su prueba varonil, sino también por haberlo hecho a una edad en la que, generalmente, los atletas apenas se preparan para saltar a la fama.

Shiwen subió al podio, se coronó como campeona olímpica a los 16 años. Pese a haber entrado en polémica por su desempeño, la nadadora china se ha mantenido ecuánime. Hay una indagatoria a la que ha sido sometida por aquellos que creen que a tan corta edad no se puede conseguir tanto éxito.

Y es que, ¿qué hacía uno a los 15 años? Algunos acostumbran empezar su camino al éxito, otros lo coronan. Apenas unos días después, otra niña deslumbraba al mundo.

Katie Ledecky, estadounidense, se coronó en los 800 metros libres en el Centro Acuático de la capital británica con apenas 15 años de edad. Mientras sus compañeras de escuela seguramente serán felices por obtener un 10, Ledecky escribió su historia en el olimpismo.

Los de Londres han sido, por mucho, los Juegos en los que la juventud ha predominado. Pero no son los únicos. La primera campeona olímpica de la que tenga memoria el olimpismo moderno es Marjorie Gestring, una clavadista estadounidense quien a sus 13 años y 268 días se colgó el oro en el trampolín de tres metros durante los Juegos Olímpicos de Berlín 1936.

Debido a la Primera Guerra Mundial, la competencia cuatrienal no se realizó de nuevo sino hasta Londres 1948, cita a la cual Gestring no asistió pues no logró calificar.

Fue justo en esos juegos, en la capital británica, donde Robert Bob Mathias, un estadounidense recién graduado de la secundaria, calificó en el decatlón, disciplina en la cual, con tan sólo 17 años, se llevó el primer puesto de la justa veraniega.

Apenas unos años más adelante, en Helsinki 1952, la estadounidense Barbara Pearl Jones se adjudicó el oro en los 4x100 metros libres con sólo 15 años y es, hasta hoy, la velocista más joven que ha logrado el campeonato olímpico.

Pero si hay alguien a quien recordar como un ícono de juventud y el olimpismo, sin duda ella es la gimnasta rumana Nadia Comaneci, quien en Montreal 1976 no sólo fue la primera y única gimnasta en lograr el primer 10 en la historia de su disciplina, sino también es la más joven de su especialidad en conseguir la corona olímpica.

Caso aparte el de la clavadista china Fu Mingxia, quien a sus 13 años y 350 días sorprendió al mundo al colgarse el oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 en la final de plataforma.

Sin embargo, los de este 2012 son los Juegos que más campeones olímpicos menores de 18 años ha dado al mundo. Además de Ledecky y Shiwen, la lituana Ruta Meilutyte (15 años y 133 días) logró el oro en natación en los 100 metros pecho, mientras que la estadounidense Missy Franklin, con 17 años, se colgó el oro en los 100 metros espalda.

Y aún hay más. Si bien siempre las gimnastas olímpicas han destacado por ser en general jóvenes, la estadounidense Gabby Douglas sorprendió al mundo apenas hace unos días. La diosa de achocolatada piel le dio a su país el metal dorado en el all around; con apenas 16 años, Gabby se encargó de sorprender al mundo.