Al finalizar el torneo Apertura 2014, Avilés Hurtado había fracasado nuevamente con Pachuca. El extremo colombiano apenas pudo anotar su primer gol con el equipo en el último juego de la fase regular y en Liguilla no pudo ayudar para que los Tuzos eliminaran a Tigres en los cuartos de final. Era, entonces, un fichaje fallido de la dirección deportiva de Pachuca que les había costado 4 millones de dólares tan sólo por la transferencia desde Atlético Nacional.

Desde que dejó a los Tuzos, Avilés ha duplicado su valor hasta 2.7 millones de dólares y se concentra en afrontar la Liguilla con Tijuana y, después, quizás el título, el MVP de la liga, un fichaje, América... aumentar su cotización en el mercado internacional del balompié.

La Liguilla es el escaparate más importante para los jugadores, sobre todo los que se van revaluando en el transcurso del torneo , indica Mauricio García de la Vega, agente de futbolistas y creador de la empresa de representación de jugadores IconStar.

El sitio especializado en finanzas deportivas Transfermarkt, enlista a los futbolistas que más incrementaron su valor en los últimos años. Los tres que más se revaloraron pertenecieron, en su momento, a Pachuca y aumentaron de valor al conseguir el título con los Tuzos en el Clausura del 2016.

Hirving Lozano, Rodolfo Pizarro y Érick Gutiérrez duplicaron su valor en el verano del año pasado, cuando fueron campeones, un promedio de 3 millones de dólares más a su cotización como futbolistas.

La Liguilla significa que el foco de atención está en ocho equipos y sus jugadores. En tres semanas se define al mejor equipo del torneo y se transforma en un método de confirmación sobre el rendimiento de los mejores jugadores durante la fase regular.

Avilés Hurtado cumplirá cuatro años de experiencia en el futbol mexicano, aunque haya disputado apenas tres Liguillas, para un total de seis partidos y ningún gol todavía.

La actual valoración del colombiano, 2.7 millones de dólares, lo coloca en el sitio 41 de los jugadores más valiosos de la Liga MX, con un ritmo de crecimiento anual promedio de 450,000 dólares, desde que llegó a México.

Hirving Lozano, que aunque en esta edición no calificó con su equipo, debutó en una Liguilla a los 18 años y acumula 18 partidos de fase final, con lo que su promedio de crecimiento anual es de 1.9 millones de dólares.

Si es un jugador que tiene buenos antecedentes y tiene una buena Liguilla, sería darle continuidad y responder en momentos más críticos, de exigencia. La fase final es una prueba para ver qué tan bueno ha sido el jugador y crear expectativas altas para el siguiente torneo, lo que le podría ayudar a tener patrocinios, mejorar su contrato o llamar la atención de otro club , señala Francisco San José, experto en marketing deportivo y catedrático de la Escuela de Ciencias del Deporte de la Universidad Anáhuac.

Para el agente de futbolistas avalado por FIFA, la Liguilla es la culminación del proceso de seguimiento a un jugador, ya sea para que sea transferido a otros clubes, la renegociación de contrato y la visibilidad que otorga la fase final del campeonato para darse a conocer ante los aficionados y lograr tener una conexión emocional , que es lo que buscan las marcas para considerarlos como embajadores de sus productos.

Aunque consultoras internacionales, empresas especialistas en finanzas deportivas, indican que parámetros como la edad, rendimiento, sueldos, duración de contratos, patrocinadores y, últimamente, incidencia en los medios digitales, determinan el valor de un futbolista en el mercado internacional, para Mauricio García de la Vega todo se restringe a la ley de la oferta y la demanda. Qué tanto está dispuesto a pagar un equipo por el futbolista que deslumbró en la Liguilla.

Funciona igual que los mercados accionarios, no podemos determinar por un buen reporte cuánto va a subir una acción (el valor del jugador), no hay un valor determinado, simplemente es una situación de percepción, de oferta y demanda que tiene tanto el vendedor como el comprador , señala el agente, sobre qué tan determinante llega a ser el desempeño de un jugador en la fase final del torneo mexicano.

Incluso, la extranjerización de la Liga MX ha originado que los visores de clubes extranjeros den seguimiento a los jugadores a través de los sistemas de análisis deportivos, software y database, pero la fase final se convierte en la etapa más atractiva para ver los partidos, comprobar la capacidad y carácter del jugador en la cancha.