La Liga Mexicana de Beisbol (LMB) anunció que llevará a cabo su campaña 2020 a partir de 7 de agosto y descartó que los juegos sean a puerta cerrada.

Luego de una reunión de trabajo entre dueños y presidentes de la Liga y “tras un análisis de la situación entre todos los asociados, se aprobó por unanimidad un calendario de juegos para la temporada 2020 sin series interzonas que consta de 48 juegos por equipo”, se lee en el comunicado.

La temporada regular finalizará el 1 de octubre y los playoffs iniciarán el 3 con 12 equipos en la postemporada, mientras la Serie del Rey (la final) comienza el 2 de noviembre.

El comunicado destaca que busca beneficiar jugadores, aficionados y demás miembros de la industria “siempre y cuando existan las condiciones propicias para llevar a cabo una temporada con público en las tribunas” y agrega que “tras una deliberación y un análisis multifactorial, se descartó la posibilidad de jugar a puerta cerrada”.

En una entrevista en abril para El Economista, Horacio de la Vega, presidente de la LMB en su primer año, dijo que “jugar a puerta cerrada no es una opción para nosotros, no lo vamos a hacer, es una decisión tomada como Liga y como equipos”.

En cálculos hechos por este medio en enero de este año, se estimó que durante la temporada 2019, con un récord de asistencia a los parques de poco más de 5.1 millones de personas, el ingreso, sólo por boletaje entre todos los clubes, fue de 596 millones de pesos, cifra que quedará muy lejos en la próxima temporada.

De acuerdo con el dossier El costo del coronavirus, los ingresos por ventas en los estadios (boletos, bebidas, alimentos, etcétera) significan el 70% de los ingresos totales de los equipos de la LMB.

Sobre el número de juegos, 42 era la menor cantidad prevista por la Liga: “económicamente se puede reducir más (de 51 juegos), no lo estamos considerando ahorita. Podemos tener hasta 42 juegos. Preferimos tener menos días de competencia con dobles jornadas que más días de competencia con menos juegos. Hay muchos modelos”, explicaba De la Vega en abril.

En el caso de patrocinadores y socios comerciales, “hay distintas opciones. Hay patrocinadores que nos pagaron y en el caso de no tener temporada tenemos que hacer una renegociación para la próxima temporada; hay patrocinadores que nos pidieron detener los pagos a la Liga hasta no tener claridad de lo que íbamos a hacer y hay otros que dijeron que ven complicado arrancar con nosotros porque la afectación económica de la empresa es tal que no permite tomar una decisión al respecto”.

“Lo mismo pasa con los derechos de televisión. Si tenías derechos para 102 juegos y se reducen, no es el mismo contenido ni nivel de refinanciamiento de las empresas, aunque también tiene su lado positivo en la parte económica porque el costo de producción es sumamente alto... Habrá costos fijos y otros variables y los variables ayudan mucho a la parte del balance económico: si bien no son positivos, que sean al menos neutros para no perder, pero tampoco ganar”, añadió.

La LMB ya puede planear su campaña con las fechas marcadas. Habrá que esperar cómo se desarrolla la pandemia de Covid-19 y cómo impacta en la Liga, pero también en la Liga Mexicana del Pacífico, que está prevista para iniciar el 12 de octubre y muchos de los jugadores participan en las dos ligas y, además, está el caso de los Sultanes de Monterrey, único equipo que participa en ambas competencias.