El futbol mexicano, de no comenzar a cumplir sus propias reglas, podría encaminarse hacia una crisis de credibilidad, como la que en la actualidad vive la FIFA, aseguran integrantes de la familia de la Liga MX.

El viernes pasado, Fidel Kuri Grajales, dueño de Veracruz, agredió en las tribunas a Edgardo Codesal, director del Área Técnica de la Comisión de Arbitraje, instancia que ha exigido que se levante una investigación, esperando una sanción ejemplar.

Pero para mala fortuna de nuestro balompié profesional, este tipo de agresiones no se ha presentado en pocas ocasiones. De acuerdo con información publicada por Televisa Deportes, se documentan 26 episodios en los que algún directivo agrede verbal o físicamente a algún integrante de la Comisión de Arbitraje.

En el caso de los Tiburones Rojos, no es la primera ocasión que se mete en este tipo de problemas. Antes, en el 2003, Rafael Herrerías, quien era dueño del equipo, bajó al vestidor a reclamarle al juez Jorge Gasso, tras un duelo contra Pumas. Puebla y Tecos, con dos y tres actos de este tipo respectivamente, destacan como otras de las instituciones más problemáticas en ese sentido.

Ahora se habla de violencia, pero la realidad es que la Liga MX ha dejado pasar cosas como la multipropiedad, el que clubes con adeudos se inscriban a los torneos, o el que no se haya desafiliado a Querétaro tras los problemas de la empresa Oceanografía, quien era dueña del equipo e incumplió la norma de afiliación, nombre y sede, cuando el reglamento así lo indicaba.

Para todos estos casos, en la teoría, había razones para ejercer sanciones que no llegaron.

Miguel España, exjugador y ahora analista de TDN, dijo a El Economista que en nuestro país siempre se quieren grandes resultados, pero que en muchas ocasiones todo se hace a la mexicana y si bien, destacó, hay cosas muy positivas, enfatizó que otras nos perjudican.

Tenemos el draft como nosotros queremos, nuestro torneo es atípico (a una sola vuelta), existe el pacto de caballeros y este tipo de conductas (la agresión de Fidel Kuri) que tienen que ser bien castigadas y no sucede así .

El también entrenador no se quedó ahí, y mencionó que la Liga MX ha perdido credibilidad, advirtiendo que nuestro futbol pudiera sufrir una crisis como la de la FIFA, totalmente carente de credibilidad.

Lo hemos visto con la FIFA, en donde van pasando cosas raras y ahora lo primero que tiene que hacer es ganar en credibilidad. Si queremos avanzar, tenemos que darle paso a muchas cosas con coherencia, pensando más que en los intereses particulares, en el deporte .

Gremio arbitral pide castigo ejemplar

De acuerdo con el inciso C del artículo 33 del Reglamento de Sanciones de la Liga MX, Fidel Kuri Grajales podría ser sancionado con un año de suspensión en todas sus funciones y multa de 36 a 450 días de salario mínimo.

Aunque el dueño de Veracruz dejó todas sus funciones en el club el año pasado para poder realizar una campaña electoral, Kuri, quien ahora es diputado federal, regresó para seguir al frente del club escualo.

Tras asegurar que lo sucedido a Codesal es vergonzoso , Armando Archundia, exárbitro internacional, dijo a este diario que si bien no es quién para opinar sobre la sanción que debe recibir el agresor, sí se animó a comparar lo sucedido con la agresión a Christian Martinolli por parte de Miguel Herrera, quien al final terminó perdiendo el puesto de estratega del tricolor.

Lo que sucedió se puede comparar con lo sucedido con el ex entrenador de la Selección mexicana y todos conocimos cuál fue su castigo , opinó el ahora analista, quien pidió a las autoridades de la liga que en verdad lleven a la cancha su lema: Juega limpio y siente tu liga , que en verdad lo sientan y respeten a la autoridad .

Por su parte, Guillermo Cantú, secretario general de la Federación Mexicana de Futbol (FMF), tras avalar que la Comisión Disciplinaria ya trabaja en ese tema, sentenció que en la FMF estamos en contra de cualquier tipo de violencia .

Jugadores y Dt han sido suspendidos hasta por un año

Las agresiones a los árbitros y/o directivos de los mismos no han sido exclusivas para hombres de pantalón largo.

En 1982, Miguel Marín contactó con la cabeza al juez Jesús Mercado y recibió un año de suspensión; en 1998, Cristian Zermatten elemento de Pumas hizo lo mismo con Felipe Ramos Rizo y también se fue 365 días.

En un caso similar, Rubens Sambueza, como jugador de Tecos en el 2010, agredió al árbitro en un duelo de pretemporada y fue castigado sólo con cinco compromisos, mismos que pagó en jornadas de práctica.

En casos de Cuauhtémoc y fans de Atlas, faltó mano dura

En el 2003, Cuauhtémoc Blanco agredió por la espalda al periodista David Faitelson, pero a pesar de todas las pruebas, la liga sólo lo castigó con una multa que no fue dada a conocer, sin impedir al ahora político jugar la siguiente semana.

Y en un acto reciente, tras protagonizar fuertes disturbios en las gradas, que provocaron lesiones graves a elementos de la policía de Guadalajara, aficionados del Atlas salieron antes de lo previsto de prisión gracias a que la directiva rojinegra retiró los cargos.

En dicho caso, Atlas recibió un partido de veto para el estadio Jalisco y perdonó a sus aficionados una multa de 837,000 pesos, además de que retiraron los cargos para que salieran de la cárcel y no fueron vetados de por vida para ingresar a los juegos de los zorros.

Muchos han sido los indicios de que en la Liga MX no se están cumpliendo sus propias reglas, situación que entre los especialistas provoca temor de que en el futuro se carezca de credibilidad, como ahora sucede en la FIFA.

[email protected]sta.mx