Federico Viñas llegó al América en condición de préstamo del Juventud de las Piedras de Uruguay por 166,000 dólares en el Apertura 2019. Una contratación que generó dudas entre los aficionados al cuestionar su calidad por ser un delantero del que había escaso contexto, es decir, antes de venir a México no había experimentado en otro club de su país o  en el balompié extranjero.

Pero en casi cinco meses, el joven de 21 años aumentó su valor económico 10 veces y actualmente está valuado en 1.6 millones de dólares. Fue el máximo anotador del América en la pasada liguilla con tres anotaciones, y esto provocó una introspección más a los futbolistas de su nacionalidad.

Previo al inicio del Clausura 2020, llegaron ocho uruguayos al futbol mexicano, de los cuales Nicolás López (Tigres) y Sebastián Cáceres arribaron por una cifra mayor al valor con el que se encuentran en el mercado de fichajes. Por los otros seis, se invirtieron 2.6 millones de dólares y su valor total es de 6.9 millones.

“Siempre (Uruguay) ha sido un mercado importante para el futbol mexicano por cómo han funcionado. Los que han venido demuestran su capacidad y calidad, no volteamos sólo a Brasil y Argentina. Vemos a todo Sudamérica. No sólo las ligas que puedan ser mejores, también las que pueden ser iguales o hasta un poco menores de nivel de la nuestra. De repente puede salir un diamante en bruto como Viñas, que nadie lo catalogaba como un buen jugador y va muy bien. Vamos a apostar por jóvenes y hacer un equipo muy dinámico”, expresó el entrenador Miguel Herrera en conferencia de prensa.

El interés por el mercado uruguayo tiene eco en Estados Unidos. En el actual mercado se realizó una inversión de 18.8 millones de dólares por cuatro futbolistas, quienes destacan por su juventud con una edad promedio de 19.7 años.

“La Liga mexicana y MLS se consideran como el paso previo para ir a Europa. Obviamente, las expectativas de los jóvenes uruguayos es terminar en el viejo continente. Ambas ligas son un intermedio para lograr ese objetivo, es un movimiento favorable para los jugadores”, comenta a El Economista el periodista uruguayo Juan Pablo Romero, quien trabaja para el suplemento deportivo de El País, Ovación.

Uno de los casos con mayor proyección y desarrollo es el de Diego Rossi. Los Ángeles FC pagó 2.7 millones de dólares y actualmente está valuado en 13.3 millones. El delantero de 21 años, al igual que Viñas, jamás había salido de su país, donde jugó con el Peñarol. Creció en la MLS hasta volverse el quinto jugador más caro de la Liga, según el portal Transfermarkt.

El caso de Rossi, quien marcó 35 goles con 16 asistencias en su primera temporada en Estados Unidos, no sólo ha involucrado éxito deportivo, también ha significado una manera de expandir el interés por la MLS en otros lugares del mundo.

“El hecho de que haya más jugadores uruguayos en la MLS ha involucrado que se genere más interés en ella. Porque históricamente siempre hay muchos jugadores de Uruguay en la Liga MX, por eso siempre hubo interés por verla”, finalizó. Romero.

[email protected]