Generar identidad es uno de los objetivos de los Libertadores de Querétaro. La franquicia regresó a competir la temporada pasada a la Liga Nacional de Baloncesto Profesional (LNBP), tras causar baja por siete años.

La organización planteó que el retorno de inversión sucedería en un lapso de siete años. Iván Torres, director de mercadotecnia y comercialización de los Libertadores, explicó que el equipo va consolidando lo que se hizo en el primer año.

El dinero que ingresa lo reinvierten para la operación de la organización. Para dicho rubro, son necesarios entre 10 y 30 millones de pesos anuales para una organización de la LNBP y en el caso de Querétaro calculan se encuentra en la parte media del listado.

“No sólo es dar un espectáculo, sino ofrecerle cosas distintas al público para generar identidad. Vamos consolidando la primera etapa, de dar a conocer el equipo, la ciudad está creciendo, no todo mundo conoce a los Libertadores. Pero por las entradas que tenemos, la gente cada vez se está involucrando más.

“Estamos en la etapa inicial y, bueno, todavía estamos pensando que nos faltan cinco años para ese retorno de inversión”, añadió.

Una parte esencial del plan de negocios fue establecer alianzas con empresas que tienen presencia en el estado, además significaría una vía para generar ingresos. El año pasado contaban con cuatro compañías y ahora suman a nueve, de las cuales no todas representan una aportación económica por ser alianzas comerciales, pero permite que en cierto rubro no tengan que invertir.

Por ejemplo, en el tema de la promoción tienen convenio con una estación y televisora local.  “Estamos enfocados en generar ese tipo de alianzas en las que todos tengan un crecimiento”, mencionó Iván Torres.

En algunos casos, incrementaron su participación. El directivo mencionó que la compañía de pinturas, Comex, inició con una participación mínima en la temporada pasada y para este año se involucraron más, porque “ven potencial el club”.

Los ingresos del equipo provienen de patrocinadores, venta de boletos y souvenirs, principalmente.

La primera fase regular que disputó la quintera fue del 2009-2010, lo cual sucedió por el cambio de sede de Estrellas Indebasquet del Distrito Federal a Querétaro, y después causó baja de la fase regular del 2010 a la del 2016.

El equipo tiene sede en el Auditorio General José María Arteaga, el cual remodelaron en el 2017 y el gobierno local destinó 12 millones de pesos. Entre los cambios que se realizaron fue la duela, colocaron nuevos tableros, butacas, pantallas, marcadores, cabina de audio y video, entre otros.

En promedio, registran una asistencia de 2,700 personas por partido —el auditorio tiene capacidad para 3,200 personas—. Por dicho rubro, generan aproximadamente 588,600 pesos.

La organización ha buscado que los fans tengan una buena experiencia al asistir a los partidos de baloncesto y darles un poco más de lo que la gente invierte por una entrada. El valor promedio de un boleto es de 218 pesos.