La subjetividad y la objetividad certifican a LeBron James como el número uno del mundo. La opinión de los especialistas lo pone en la cima y las estadísticas abofetean cualquier posible debate. Sí, es el mejor.

En el tema de las cifras es incontestable la estrella del Miami Heat que hoy se mide ante los Mavericks de Dallas en el primer juego por el título de la NBA.

El equipo de Dirk Nowitzki y compañía se medirá al jugador más completo de la temporada. De acuerdo con el ranking de la Liga en su clasificación de puntos, asistencias y rebotes, que mide al basquetbolista más completo de la Liga, LeBron encabeza la clasificación.

LeBron tiene en este ranking un promedio de 41.2 gracias a sus 2,111 puntos, 590 rebotes y 554 asistencias. El alemán Nowitzki es el jugador más completo de los Mavericks y ocupa el puesto 16 con 1,681 puntos, 513 rebotes y 190 asistencias. Entre los mejores de cada equipo queda claro quién ganaría.

El único departamento en que Nowitzki derrota a LeBron es en el promedio de puntos por partido en estos playoffs. El jugador de Dallas tiene 28.4 puntos por cotejo ocupando el segundo sitio en este departamento y James es quinto con 26 unidades, pero su compañero Dwyane Wade es octavo con 23.7.

Además, el otrora Cavalier lidera el departamento de eficiencia promedio por juego con una calificación de 28.58, superando al basquetbolista de Minnesota, Kevin Love.

Pese a estas cifras y el show de su juego, el mundo del deporte no le perdona su partida de Cleveland por un contrato multimillonario con el Miami Heat y nadie lo quiere ver campeón ni en los Estados Unidos ni en el mundo.

ESPN Sports Nation en su encuesta mundial, con más de 60,000 votos hasta ayer, indica que 59% de los fanáticos no quiere ver campeón a LeBron, por un 41% que sí lo desea en Estados Unidos.

Kansas, Missouri, Tennessee, Carolina del Norte, Maryland, Georgia, Alabama, Louisiana y por su puesto Florida son las únicas nueve entidades de las 50 que conforman Estados Unidos que lo quieren ver campeón. Y a nivel mundial la encuesta no cambia, 55% de los encuestados no lo quiere ver levantar el título de la NBA.

Hoy arranca la final de la NBA en Miami, en uno de los pocos rincones donde LeBron se siente arropado. El resto lo quiere ver caer. La serie se juega al mejor en siete partidos.