LeBron James por cada cinco minutos que permanece en la duela aporta cuatro puntos al marcador. Se ha encargado de producir 33% de las unidades en la presente postemporada. Su presencia provoca otra dinámica en el partido, evita que el contrario haga daño, después se encarga de mover las piezas para terminar aportando en la pizarra.

Álvaro Martín, comentarista para la cadena ESPN, menciona: “Tienes a un jugador que domina el balón de tal manera que le gusta habilitar al compañero, le facilita el tiro y dentro del esquema en el que domina el balón de tal manera que cambia el juego del que lo rodea. Kevin Love no es el mismo antes de que llegara a Cleveland, tampoco lo fue Dwyane Wade cuando le tocó el turno en Miami. LeBron tiene ese efecto de que cambiar el juego y de limitar al contrario”.

Todos se adaptan a su estilo de juego y el equipo está creado para ayudarles, fue la respuesta que dio el base José Manuel Calderón al periódico El País al ser cuestionado sobre lo que les pide el número 23 de los Cavaliers y añade: “Él cumple con creces, pero al mismo tiempo te exige 300 por ciento. A partir de ahí, está contigo a muerte”.

James, de 33 años, disputó todos los partidos de la fase regular 2017-2018. “El problema para LeBron James es que, con su menguante capacidad física, ahora tiene que potenciar a su equipo para cuando no esté en la cancha, es decir, debe crear hábitos que se puedan continuar cuando permanezca en la banca. Eso LeBron jamás lo ha tenido que hacer, jamás”, añade Álvaro Martín.

De los 18 partidos que disputaron hasta las Finales de Conferencia, en 14 fue el que más unidades aportó. ¿Qué pasa cuando LeBron va a la banca? En el sexto partido ante Indiana fue el partido en el que menos participación tuvo (31 minutos).

Por ejemplo, en el segundo cuarto estuvo fuera cuatro minutos, en lo que el rival generó 10 unidades, aunque la diferencia en el marcador era de 4 puntos, la cual incrementó hasta 10 hasta terminar la primera parte del encuentro.

En seis de los 18 juegos disputados hasta las Finales de Conferencia en los que permaneció en la duela menos de 40 minutos y cuatro significaron derrotas para los Cavaliers, situación que no se registró en años pasados —en los tres años pasados de la postemporada el mayor promedio de minutos los registró en las derrotas.

El comentarista para ESPN indica que Tyronn Lue, coach de Cleveland, no podría poner a LeBron a jugar los 48 minutos durante las Finales, aunque hay más días de descanso entre cada encuentro, “pero si llega a eso la utilización de LeBron James en esta serie, pues tienen las de perder. Tiene que existir una evolución del juego de LeBron James y, si no es en estas finales, en donde quiera que juegue el siguiente año tendrá que empezar a pensar de esa manera, cómo cambiar su estilo de juego cuando está en cancha y que cuando no esté el equipo funcione y eso no es fácil”.

LeBron James es el jugador que más puntos registra en la historia de los playoffs y también es el que más minutos acumula y, en caso de que el campeón de la presente campaña se defina hasta el séptimo partido, lo llevaría a rebasar los 1,000 minutos y sería la postemporada en la que más minutos acumule el jugador que porta el número 23 de los Cavaliers, claro, al promediar una estancia mínima 40 minutos por partido.

Al comparar el número total de minutos posibles contra lo que LeBron ha permanecido en la cancha, ha disputado 85.9%, entonces, en proporción, no es la ocasión en la que más ha jugado —es la tercera cantidad más baja, por ahora—, porque en su primera postemporada con Cleveland disputó 96.7% de los minutos posibles (2005-2006).