Sólo tres naciones superan los 1,000 millones de euros: Inglaterra, Brasil y España. Con la reciente creación de la Concacaf Nations League y la UEFA Nations League, es cada vez más difícil pactar partidos amistosos de calidad entre potencias europeas y sudamericanas.