Las redes sociales se han convertido en un termómetro para medir los niveles de aprobación o descontento de los aficionados hacia su club, jugadores o cuerpo técnico.

 

Se ha vuelto común encontrar en Twitter tendencias como #FueraPatiño, una manera recurrente de mostrar el descontento de la afición hacia el entrenador de Pumas. O como ocurrió a inicio de la temporada, cuando seguidores del Atlas escribieron mensajes en redes sociales para exigir la salida del entonces director técnico del equipo, José Guadalupe Cruz.

“Yo pienso que el futbol se ha vuelto muy expuesto y las redes sociales han venido a influir definitivamente en tomas de decisiones”, dijo Cruz en entrevista para El Economista, quien agregó que su cese del cuadro rojinegro no se dio por los resultados.

“Los números ahí están y son mis principales argumentos”, expresó el técnico que en los dos torneos anteriores calificó a la Liguilla a los zorros, instancia a la que no llegaban desde cuatro temporadas atrás.

“La presión de una gran parte de la afición llegó a tal grado que no la pudieron soportar los directivos”, agregó el estratega.

Ángel Palma, máster internacional en Administración del Futbol y experto en redes sociales, aseguró que de cara al futuro, debido a que existen 71.3 millones de usuarios de internet, los directivos “van a darle mayor peso a las opiniones que arrojan las plataformas digitales en la toma de decisiones”.

El especialista aclaró que por ahora lo planteado por Cruz, técnico que tiene títulos de Liga, Concacaf con Atlante y uno de Copa MX con Puebla, no lo ve factible.

“Considero que las redes sociales, por sí mismas, todavía no son un factor determinante en la toma de decisiones en el futbol mexicano”, argumentó Palma, quien ejemplificó con Cruz Azul, que por ahora algunos miembros de la Liga MX no aprovechan los beneficios de las redes sociales.

“Vemos a Cruz Azul que recurre al bloqueo en Twitter a la mínima provocación”, recordó.

Ángel destacó que un fenómeno que se enfrenta con las redes sociales es que se “maximizan errores y ponen a las figuras públicas en un microscopio”, como sucedió cuando Miguel Herrera fue criticado por publicar tuits a favor del partido Verde en el 2014 y después, cuando se enfrascó en una guerra de publicaciones con Christian Martinoli, situación que derivó en un acto en el que el director técnico de las Águilas terminó agrediendo al comentarista en un aeropuerto.

“Posiblemente, sin las redes sociales, Miguel Herrera hubiera podido conservar su puesto en la Selección Mexicana o el debate se hubiera llevado a los medios impresos”, analizó el experto en redes sociales.

Lo único cierto es que en la actualidad ningún integrante de la Liga MX y otras ligas en el mundo se salva de ser enjuiciado en las plataformas digitales, medios en los que en el futuro podrían sustentarse las decisiones en el balompié mexicano.

[email protected]