Después de un viaje de 8,900 kilómetros, distancia entre Oporto y San José, California, Héctor Herrera no pudo entrenar al mismo ritmo que sus compañeros por una lesión, realizó sesiones de recuperación y después de seis días abandonó la concentración de la Selección Mexicana, sin poder participar en los partidos amistosos ante las selecciones de Islandia y Croacia.

Pero el viaje no fue inútil, al menos para los patrocinadores de la Selección Mexicana que le dejarán por el proceso de Rusia 2018 más de 200 millones de dólares a la Federación Mexicana de Futbol (FMF).

“A Héctor se le hizo una resonancia y es inevitable saber que no estaba en condiciones de jugar”, confirmó Juan Carlos Osorio sobre el estado físico del mediocampista mexicano, que tras realizar el viaje desde Portugal, el cuerpo médico de la selección confirmó la lesión y el jugador regresó a su club dos días antes del segundo partido de preparación, este noche ante Croacia.

El futbolista con más minutos en todo el proceso de Juan Carlos Osorio (2,333 minutos en 28 juegos) y el de mayor participación en la temporada actual con más de 3,500 minutos, posó con la playera de la selección, gafas oscuras y levantó la mano izquierda, apuntando el dedo índice al horizonte. Se encontraba en la grabación de las campañas publicitarios de los socios comerciales de la Selección Mexicana .

“Durante el Mundial las actividades comerciales casi se duplican. Hay una gran diferencia en épocas de Mundial que en el transcurso normal de la eliminatoria mundialista o en años donde la actividad es de compromisos de Copa Oro y Confederaciones”, explica Néstor de la Torre, director de Selecciones Nacionales en el periodo 2008-2010. Hasta cinco horas se puede llevar una sección  entre las marcas con los futbolistas.

No es la primera ocasión que los jugadores considerados como prospectos a la lista final mundialista, destinan tiempo a filmación de comerciales y eventos promocionales de patrocinadores durante concentraciones de la Selección Mexicana. Javier Aguirre indicó que durante su segundo periodo como entrenador de México (2009-2010) algunos jugadores llegaban tarde a la selección por cumplir estos compromisos.

“Lo que hicimos fue poner horarios y actividades con los patrocinadores de la selección dentro de los calendarios que teníamos, donde siempre tenía prioridad el tema deportivo y después acomodamos los tiempos en que se podía incrustar algún evento comercial. Poníamos la hora y los patrocinadores tenían que estar justo a esa hora y les dábamos determinado tiempo con el jugador”, recuerda Néstor de la Torre.

Tras la salida de Néstor de la dirección de Selecciones Nacionales, se desconoce si aplican las reglas de compromisos comerciales de los seleccionados.

“Es una necesidad de la Selección, recabar recursos, pero hay que ver de qué manera se pueden llevar al mismo tiempo, sin perjudicar lo principal que es lo deportivo”; señala el exdirectivo.

Andrés Guardado (Movistar y Adidas), Oribe Peralta (Movistar y ADO) e Hirving Lozano (Citibanamex y Corona) son los futbolistas que figuran como imagen de las campañas comerciales de los patrocinadores oficiales de la Selección Mexicana.

Otros jugadores considerados son: Edson Álvarez, Jesús Corona, Javier Hernández, Carlos Vela, Hugo Ayala, Jesús Gallardo y Oswaldo Alanís.

Félix Fernández, seleccionado nacional en el Mundial de Estados Unidos 1994 y ahora comentarista, asegura que “en aquella selección, cuando teníamos día libre, se organizaba los eventos en tiendas departamentales. Lo esperábamos con mucha ilusión, porque significaba dinero neto, en efectivo, por irse a presentarse un par de horas y para nosotros era muy bueno, porque no estaba tan desarrollada la parte de patrocinadores”.

Néstor explica que por contrato los patrocinadores de la selección tienen derecho a contar con tres o cuatro seleccionados nacionales para sus campañas comerciales. Además, las empresas destinan una remuneración a los jugadores para que participen en eventos promocionales.

“Normalmente la marca te pedía qué jugadores quería, y casi siempre son jugadores triple A, que en ese momento tienen más vitrina comercial. Lo que se hacía es que se combinaba, dos jugadores de gran prestigio y dos con menos experiencia en selección”, detalla el exdirectivo.

Ante la ausencia de Rafael Márquez, Guardado es el capitán e imagen de dos de los principales socios comerciales de la selección.