El Super Bowl es un gran escaparate publicitario para las marcas que quieren ser vistas por 103.4 millones de espectadores (cifra de audiencia del año pasado).

Los precios de los comerciales reflejan una tendencia al ascenso.

CBS Corp, que emitirá el juego del domingo 3 de febrero, cotizó el espacio de 30 segundos en 5.3 millones de dólares.

El año pasado, la NBC de Comcast Corp vendió el espacio de 30 segundos por 5.24 millones, según datos de la firma de investigación Kantar Media.

Los precios de los anuncios del Super Bowl aumentaron de manera constante durante la última década. Entre el 2012 y el 2013, el precio subió 500,000 dólares. Ahora los precios de los anuncios del Super Bowl “parecen estar en su punto más alto”, opina la analista de Bloomberg, Geetha Ranganathan.

CBS ha vendido más de 90% de su inventario de anuncios este año, una señal de que los mercadólogos no han perdido interés. Además de que los New England Patriots y Los Angeles Rams son equipos establecidos en dos de los mercados de televisión más grandes de Estados Unidos.

El desafío al establecer el valor en los 30 segundos es que el anuncio es sólo una parte. Las empresas también están pagando por la cobertura de los medios de comunicación que reciben los comerciales antes de que se transmitan y después del juego.

Más que invertir en un anuncio, la importancia de aparecer en el Super Bowl es una ganancia a largo plazo.

A los anunciantes que están dispuestos a gastar un poco más de 5 millones de dólares durante 30 segundos se les brinda la oportunidad de lanzar un nuevo producto, crear un eslogan memorable o cambiar el curso de su marca.

Al igual que otras emisoras, CBS da a los anunciantes la mejor opción por el contenido en televisión y la parte digital.

Burger King, por ejemplo, regresa al Super Bowl después de una ausencia de más de una década.

“La forma en que extraiga el mayor valor de un anuncio del Super Bowl es la forma en que lo aprovecha desde el punto de vista de las relaciones públicas y las redes sociales”, menciona Bret Werner, presidente de Digital & Content Marketing, Communications and Public Relations.

Por ejemplo, nuevos anunciantes como Olay skin Care products y la app de citas Bumble están planeando anuncios dirigidos a mujeres, que representan aproximadamente 50% de los fanáticos de la NFL. También se espera la quinta aparición consecutiva en un Super Bowl de Avocados From Mexico, el brazo de mercadotecnia de la Asociación Mexicana de Importadores de Aguacates Hass.

El Super Bowl del 2018 contenía 51 minutos y 20 segundos de anuncios entre el saque inicial y el final, la tercera cantidad más alta en los 52 años de historia del campeonato de la NFL.