La pretensión por llegar a los playoffs no es absoluto de los 32 conjuntos que conforman la NFL e intentan entronizarse con el trofeo Vince Lombardi. Las economías locales también tienen esperanzas depositadas para que alguno de sus representativos les haga más próspero el negocio y deje beneficios adicionales a los que suelen tener en la campaña regular con cada uno de los ocho partidos que les corresponden.

Estudios y reportes especializados en el impacto económico de la postemporada en las ciudades sedes y suburbios que reciben un partido en sus estadios contemplan retribuciones de 6-20 millones de dólares que provienen de turismo y servicios de diversa categoría. Con positivo rendimiento, las franquicias pueden dar el placer de un par de compromisos a los empresarios de la región.

Más a detalle, University of Minnesota elaboró en el 2010 el documento titulado, The Economic Impact of Minnesota Vikings Game , realizado por Brigid Tuck y David Nelson, en el cual, aseguran que un encuentro de postemporada en casa de los de púrpura recolecta 9.1 millones de dólares.

Los autores consideran aspectos como alojamiento, entretenimiento, trasporte, ventas al por menor, entre otros. Precisan que los visitantes para aquel encuentro de fase divisional llevado a cabo ante Dallas Cowboys dejó una derrama de 5.8 millones de la divisa estadounidense aquel fin de semana, tres campañas atrás.

En el caso de instituciones que estarán en la actual ronda divisional, como Denver Broncos, dicha escuadra podría propiciar el ingreso de hasta 5 millones más de lo previsto a la industria de esa zona de Colorado, tal como sucedió el año pasado con el efecto Tim Tebow. Éste ya no está con los de la Milla Alta, pero el panorama no desmerece con Peyton Manning y la racha de 11 triunfos que el conjunto lleva a cuestas.

SON VIABLES US120 MILLONES

Ahora bien, distintas combinaciones de resultados del fin de semana permitirían opciones para que Atlanta, New England, Denver, San Francisco, Houston y Green Bay alberguen par de partidos previo al Super Bowl XVII en New Orleans. Si dos de los mencionados es anfitrión por el cetro de Conferencias, se habrían embolsado de forma tentativa 26 millones de dólares, al contemplarse una media de 13 millones por encuentro.

Sarah Duxbury, reportera para San Francisco Business Times, relató que el año pasado en el NFC Championship, Giants vs 49ers, un bar de la zona pudo agenciarse hasta 30,000 dólares. Mientras que la cadena local CBS San Francisco establece que cada visitante es capaz de gastar mínimo 300 dólares por día en donde antaño fuera la Fiebre del Oro.

Al final de 17 semanas de temporada regular y quienes jueguen en su estadio este fin de semana y el próximo, arrojarán estimado superior a 120 millones de dólares por haber celebrado 10 partidos en el calendario. Ya en un entorno global, los Playoffs 2012 dejarían hasta 130 millones de dólares entre todas las economías de los anfitriones.

Estímulo en el que, además de haber estado entre los 12 mejores de la NFL, se es partícipe de un negocio deportivo que camina hacia los 10,000 millones de billetes verdes.

[email protected]