La FIFA define su destino al menos para los próximos cuatro años en medio de la peor crisis de su historia. Ayer el presidente Joseph Blatter, quien busca la reelección, aceptó que la pirámide se tambalea , mientras en la Concacaf, la Confederación que dio a conocer el caso de corrupción, se desató una batalla donde Chuck Blazer está entre las cuerdas.

Así llegan las elecciones de hoy, donde Blatter, pese a todo, tiene su principal arma para dirigir su cuarto periodo en los planes de desarrollo que han beneficiado a 90% de los 208 que agremiados hoy definirán su continuidad o no al frente del organismo.

Ayer las federaciones de Inglaterra y Escocia buscaban postergar las elecciones y ganar adeptos, pero hasta la madrugada de este miércoles no lo habían conseguido. Instituciones como Transparencia Internacional y la propia Unión Europea han solicitado que el proceso no continúe. El futuro del futbol organizado se disipará hoy en Zúrich.

El respaldo para la reelección

Durante los 13 años de gestión al mando de la FIFA, Blatter ha forjado relaciones sólidas y éstas se han formalizado mediante apoyo financiero, deportivo y humanitario, que han recibido de los programas que el suizo dirige.

Actualmente, la FIFA cuenta con algunos programas entre los que destacan Goal, Ganar en África con África, Football for Hope y Ganar en… que han brindado ayuda a 192 de las 208 asociaciones es decir, 92.3 por ciento.

Tan sólo en el programa Goal, creado por Blatter en 1999, la FIFA ha invertido 120 millones de dólares, favoreciendo a 366 proyectos para 192 asociaciones nacionales. Esto en busca de desarrollar el futbol en países menos favorecidos, con proyectos diseñados para mejorar su infraestructura, desarrollo técnico, así como para cimentar bases para el impulso de los jóvenes deportistas.

El programa, que arrancó en 1999, ha respaldado económicamente en cuatro ocasiones a entidades como Bahrein, Liberia, Tahití y Nicaragua y a 45 federaciones más. También han recibido la inversión necesaria para sacar sus proyectos adelante en por lo menos tres ocasiones. Las 143 asociaciones restantes han tenido la asistencia de es plan en por lo menos una ocasión.

Otro de los programas que combinan el desarrollo del futbol con el progreso social es Football for Hope que ha brindado apoyo con más de 100 proyectos en 50 países entre los que destacan Estados Unidos, El Salvador, Perú, Chile, Colombia, Brasil, Bolivia, Ruanda y Camboya.

Talleres de difusión de futbol, incentivos para incrementar la participación de los niños en los torneos locales y donación de centros de capacitación para la práctica de este deporte son algunos de los beneficios que brinda este programa a los países elegidos.

La decisión que tomarán hoy los miembros del Congreso de la FIFA no será nada fácil, pues tendrán presentes los acontecimientos que involucran al Presidente con actos de corrupción, pero no podrán dejar de lado lo hecho por Joseph Blatter en favor de la FIFA en el pasado.