México.- A fin de tener mejor dominio sobre las condiciones de la cancha del Estadio Azteca, el cuerpo técnico del América dispuso que se realizara un entrenamiento en dicho escenario, donde el próximo domingo trataran de conseguir su primera victoria de local en el Torneo Clausura 2012 del futbol mexicano.

Y por si hubiera alguna "filtración" sobre el parado de equipo y demás estrategias, las Aguilas se encerraron en el Coloso de Santa Ursula y no hubo acceso para los reporteros, fotógrafos y camarógrafos.

El técnico Miguel Herrera prepara sus armas con el mayor sigilo para recibir el domingo al campeón Tigres de la UNAL, equipo que mejor futbol desarrolla desde el torneo pasado con el técnico brasileño Ricardo Ferretti.

El miércoles, el sublíder del torneo también hizo entrenamiento a puerta cerrada, pero en las instalaciones de Coapa y hoy en el Azteca, lo que refleja los cuidados que tiene en la preparación del partido, la importancia de ganarlo y el respeto que siente por Tigres.

La salida de los jugadores del inmbueble de Tlalpan coincidió con una pertinaz lluvia y eso afectó en el intento de los reporteros por recoger alguna declaración.

Al momento de salir por la puerta uno, el coche donde iba Herrera se detuvo algunos metros adelante y a manera de disculpa por no declarar explicó que "voy a decir lo mismo hoy y mañana".

Alguien le dijo "de una vez hoy" y el respondió "no, no, porque está armada la conferencia de prensa mañana, discúlpenme, pero ahora sí no la manejé yo, pero si hablo hoy me van a regañar porque mañana ya no se hace la conferencia de prensa".

"Está bien", se escucharon las palabras de resignación de los reporteros y será este viernes cuando Miguel Herrera hable del encuentro contra Tigres.

BVC