La ganadería de Xajay no dio el juego que se esperaba, algunos ejemplares acusaron debilidad, otros peligro y los que no, falta de trasmisión.

El único astado que sobresalió fue el cuarto de la tarde, de nombre ‘Planeador’, con el número 104 y 490 kilos que presentó nobleza, claridad y bravura y al que Octavio García El Payo recibió a la verónica, le realizó un quite también con el lance fundamental y un toreo reposado, con temple, recorrido y trasmisión en el que su enemigo acudía codicioso a los toques de muleta y algunos adornos y al que infortunadamente para el queretano pinchó antes de usar el descabello hasta en cinco oportunidades para saludar en el tercio luego de escuchar un aviso.

En su segundo, el diestro egresado de Tauromagia Mexicana porfió con las pocas opciones que presentó el burel, sin embargo logró momentos de lucimiento por ambos lados y nuevamente la espada no le rindió los frutos esperados y tras un pinchazo y la estocada mortal, se retiró en silencio.

André Lagravere confirmó su doctorado con ‘Capitán’, número 12 y 519 kilos de peso con el que cubrió los tres tercios; lances a la verónica, quite por chicuelinas, facultades al colocar las banderillas y estatuarios más series por el lado derecho, pero no estuvo atinado con la espada y escucho un aviso.

En su segundo el torero franco-mexicano también protagonizó los tres tercios y tras una faena de entrega dio la vuelta al ruedo luego fuerte petición en el tendido.

Abrió plaza Sebastián Castella, quien dio muestra de su calidad tanto en lances como en su toreo mandón y de cabeza fría con series que le fueron coreadas, sin embargo el pinchazo antes del golpe de descabello le privaron del apéndice y se tuvo que conformar con saludos en el tercio luego de un recado del juez Enrique Braun, quien por cierto otorgó Arrastre Lento a un toro débil y falto de trasmisión.

En su segundo, un toro peligroso y que adquirió sentido, el torero galo logro una serie y pases aislados muy meritorios al desengañarlo y por las condiciones del astado al que para su mala fortuna, le dejó la espada trasera y tendida por lo que tuvo que hacer uso de la espada corta para obtener silencio al término de su labor.

En cuanto a Paco Ureña, de quien fue notoria su falta de facultades tras perder la visión en un ojo, enfrentó en primer turno a un burel peligroso y parado al que le intentó hacer faena por el lado derecho rescatando algunos pases de calidad pero se vio obligado abreviar y tras una estocada baja, silenciaron su labor.

En el sexto de la tarde, un ejemplar complicado, el diestro lorquino logró pases aislados y una tanda con base en la voluntad pero se puso pesado con la espada y luego de media docena de golpes de descabello escuchó dos avisos.

Para este jueves a las 4:30 de la tarde, la empresa anunció la tradicional Corrida Guadalupana, en la que alternarán Sergio Flores, Andrés Roca Rey y Luis David, quienes habrán de lidiar ejemplares de Begoña en su regreso a la plaza México.

...