FIFA Foundation es una entidad independiente que tiene el objetivo de promover un cambio social positivo en los países asociados a la federación para apoyar la recuperación y reconstrucción de infraestructura deportiva dañada o destruida alrededor del mundo.

Mediante ésta fundación la FIFA apoya a 93 organizaciones de todo el mundo y 25 de ellas, están ubicadas en América y sólo una está en México: Fútbol para todos México S.C. (Fútbol Más).

El Economista habló con Sergio Guerrero, cofundador y director comercial de la organización en México, con la intención de conocer la manera en que se desarrolla el proyecto.

Con el fondo Football For Hope, la organización ha recibido 40,000 dólares como apoyo para su desarrollo desde hace tres años. La FIFA cada año hace una elección de los proyectos que a su consideración tienen mayor impacto para cofinanciarlos.

¿Cómo trabaja Futbol Más?

Sergio lo define como: “La herramienta de política pública más eficiente”. Es un vehículo para transmitir a través del deporte un mensaje al desarrollo de las comunidades  y aportar al desempeño personal desde la integración de grupos.

La forma en que Futbol Más se implementa en diferentes comunidades es mediante Futbol Barrios, que funciona en tres puntos principales:

Cambiar la dinámica de integración entre vecinos de la comunidad.

Formación mediante clases para actividades que permitan a los niños y niñas desarrollarse a futuro.

Formación de nuevos proyectos productivos para la comunidad a través de la construcción de líderes.

Lo primero que hacen, es recuperar un espacio público de la comunidad para dar clases de futbol. Con esto generan un lugar que significa un incentivo para que las personas salgan de sus casas y realicen vínculos entre ellos, en un sitio que se puedan sentir seguros y que antes existía pero se utilizaba para otras actividades.

“A corto plazo lo que hemos logrado observar, es cómo bajan los índices de violencia e inseguridad”, comenta Guerrero.

El desarrollo de la formación se basa en una clase típica de futbol, en la que practican: conducción de balón, definición, juego aéreo, etcétera. Aunado a una habilidad que involucre ayudar a su desarrollo en la vida. Como: confianza, empatía, razonamiento moral, reconocimiento de expresión de emociones, autonomía, entre otras. Son un total de 10 capacidades que van integrando en los niños y niñas con categorías desde cinco hasta 17 años, con flexibilidad en edades dependiendo la comunidad.

Un ejemplo concreto de la manera de desarrollarlo es: clase de conducción de balón, con confianza. Un circuito en el que tienen que esquivar obstáculos conduciendo el balón con los ojos vendados y tomando de la mano a un compañero. Esto tiene el objetivo de crear confianza entre los compañeros.

Al final de la clase hay un espacio de reflexión y una conversación para que los integrantes comprendan la experiencia y puedan idear maneras de poner en práctica los conocimientos fuera de la cancha. Cada mes practican una cualidad para la vida diferente. Empiezan con las habilidades que necesitan para confiar en ellos mismos y su equipo. En la última etapa se enfoca en ejercer liderazgo.

Los que cuentan con características de liderazgo, los van capacitando no sólo en las clases, en talleres adicionales en donde fortalecen esas características para impulsar nuevas iniciativas en la comunidad. El proyecto se basa en entrenarlos para que aprendan la metodología de Futbol Más y se puedan convertir ellos en los profesores.

Después de dos o tres años, Futbol Más sale de la comunidad y los líderes continúan operando el programa.  Esto permite un sistema sustentable que empodera a la comunidad y la formación de una plataforma de desarrollo.

Mujeres, un pilar del proyecto

“El futbol ha sido históricamente machista, por lo que identificamos este tema como uno prioritario a combatir, con la iniciativa: El Balón No Tiene Género” explica a El Economista, Sergio Guerrero.

La intención de Futbol Más es encontrar una herramienta de empoderamiento de las niñas, mediante la equidad en el desarrollo entre hombres y mujeres, algo en lo que trabajan a causa de tener un porcentaje de 40% de participación femenina, situación que buscan equilibrar entre 50 y 50% de hombres y mujeres. Actualmente trabajan con categorías mixtas y específicas para el desarrollo del futbol femenil.