El proceso de adaptación de Diego Lagos al futbol mexicano no ha sido sencillo, entre otros motivos, por la altitud de la Ciudad de México, haber llegado a Pumas en una época donde estaba sumido en una crisis de resultados y porque, a medio torneo y después de nueve partidos, apenas el mediocampista se siente óptimo en condiciones para jugar todos los partidos.

Me sorprendió el primer mes, me costó la adaptación a la altura, pero me siento cada vez mejor y son varias semanas que me siento óptimo, a la disposición del técnico y con muchas ganas de jugar. Me siento listo , expresó Lagos.

El futbolista apenas suma tres partidos en la liga, para 81 minutos, y en todos ha entrado como relevo; en la Copa sus números se incrementan a cuatro partidos y 274 minutos, además de contar con un gol.

Para el volante argentino la adaptación fue complicada, nunca antes había jugado fuera de su país y tampoco había experimentado llegar a mitad de la competencia con la mayor parte de los partidos viéndolos desde la banca; pero tras dos meses conociendo la filosofía y estilo del equipo, ya me siento preparado para jugar los minutos que el técnico decida , afirmó Lagos.

Y es que, aunque son tres partidos en los que ha ingresado como relevo, su movilidad y certeza en los centros supone un revulsivo para la ofensiva auriazul, por lo que ahora el objetivo de Diego será sumar más minutos en la cancha.

Tuve una charla con el entrenador y le dije que me sentía adaptado, sólo me falta jugar para mejorar mi rendimiento y lo voy a conseguir si tengo una continuidad de juego , expresó el futbolista.

Por último, dijo que considera como un factor a favor las condiciones climatológicas en los juegos de local de los Pumas y que deben aprovecharlo para superar a sus rivales, aunque para sus compañeros también sea un motivo de desgaste. A mí no me ha tocado jugar los 90 minutos y, en lo personal, el calor no me ha afectado en los minutos que he jugado, pero los muchachos consideran que se les hace pesado , comentó.

mac