Los aficionados inquietos que planean asistir a la Eurocopa del próximo año en 10 ciudades francesas tienen la garantía del presidente del comité organizador de que la seguridad estará por encima de todo.

Lo he dicho varias veces antes: la seguridad es la cosa más importante en juego para la Euro 2016 , dijo Jacques Lambert, en una entrevista con el diario deportivo L’Equipe, publicada tras los ataques terroristas del viernes por la noche en París, que mataron a cerca de 130 personas y dejaron a cientos más heridos.

Se ha conjeturado que el torneo el evento deportivo más grande en Francia desde la Copa Mundial de Futbol de 1998 podría ser cancelado por razones de seguridad. Si bien reconoce que todo es posible , Lambert fue firme en que esto no debería suceder.

Todo es posible, cualquier cosa es concebible , dijo Lambert. Pero sería admitir que para los que nos atacaron, valió la pena .

La Euro 2016, torneo en el que por primera vez intervendrán 24 selecciones, es la máxima cita del futbol europeo. Pero ahora se habla de dudas sobre qué tan seguro podría ser y Lambert admitió que nadie puede aparentar ser capaz de frenar acciones como ésta al 100 por ciento .

Incluso si cada estadio está bien salvaguardado, queda la preocupación sobre las fan zones en cada una de las 10 ciudades donde los fanáticos se reunirán a ver los partidos en pantallas gigantes. Millones utilizarán esas zonas durante los 51 encuentros del torneo, ofreciendo potencialmente 51 oportunidades para atentados terroristas

Lambert habló con el presidente suspendido de la UEFA, Michel Platini, después de los ataques.

(Platini) expresó la necesidad de hacer frente a esto tomando el tiempo necesario y dando a nosotros mismos los medios para aprender de todo lo que ha sucedido , dijo Lambert.

La oleada de ataques comenzó el viernes por la noche con el sonido de explosiones afuera del Stade de France, donde Francia y Alemania disputaban un amistoso, y donde los galos ganaron la final del mundial de 1998 ante Brasil en un ambiente jubiloso, muy ajeno al sombrío presente que se vive en París.