Diego Costa es el delantero más efectivo del Mundial de Rusia. En dos partidos registra siete disparos, de los cuales tres han terminado en gol.

Su promedio es mejor que el de los otros líderes de goleo del certamen: Denis Cheryshev (ocho remates y tres tantos) y Cristiano Ronaldo (10 intentos y tres dianas). Uno de cuatro disparos de la Selección española proviene de sus botines.

Rusia es su revancha. Hace cuatro años, en la Copa del mundo de Brasil, llegó lesionado por una sobrecarga muscular en el muslo derecho que lo limitó a jugar sólo 126 minutos en los primeros dos encuentros de la fase de grupos y en la que no registró anotaciones. En el 2018 ya ha superado su cifra de minutos en el terreno de juego (178).

“Irán jugó muy atrás e hizo cosas que no debe, como perder el tiempo”, dijo Costa al término del encuentro en que la Selección española venció por la mínima diferencia (1-0) a los asiáticos.

“Cuando el arquero se desplomó en el terreno de juego estaba tranquilo, no le hice nada. Hay muchas cámaras y no se puede hacer el tonto”.

•••

José de Jesús Silva fue un futbolista frustrado. Por eso, decidió que sus hijos se llamarían como exfutbolistas. A Jair, el mayor, lo llamó así por Jairzinho, el ex seleccionado brasileño que ganó el Mundial de México 70 junto a Pelé. Mientras que a Diego, el 9 de la Selección española, lo nombró así por Diego Maradona, según cuenta en el documental Informe Robinson: Lagarto, la cuna de Diego Costa.

Diego siempre fue agresivo para jugar y también para responder. Silva cuenta en el documental que cuando era niño utilizaba sus codos para cubrir el balón y que constantemente se peleaba con sus rivales y hasta con su hermano mayor. A sus 29 años no ha cambiado demasiado. Se le acusa de jugar rudo y, en la conferencia de prensa tras el partido contra Irán, tachó de preguntar tonterías a un periodista iraní, quien lo cuestionó sobre si su forma de jugar siempre era provocativa con los rivales.

“¿Pero qué partido has visto? No se puede preguntar eso por mucho que seas de un país. Tienes que ver el futbol y después preguntar sobre lo que ha pasado. ¿Has visto cómo jugó Irán en defensa en gran parte del juego?”.

•••

Cuando habla se le nota el acento portugués, pero defiende la playera de la Selección española. Es un nómada del futbol. Nació en Brasil, se terminó de formar como futbolista en Portugal y se convirtió en estrella en España.

Entre julio y noviembre del 2013, Costa se dio el lujo de despreciar una convocatoria de la Selección brasileña, nacionalizarse español y ganarse su primera convocatoria con La Roja. Pero fue hasta marzo del 2014 que debutó contra Italia. Tardó siete partidos para marcar su primer gol y antes del Mundial de Rusia sólo había marcado siete en 20 juegos.

Los tres tantos que registra en la Copa del mundo respaldan su decisión de jugar por España y también le dan permiso para tratar de predecir el futuro. “Firmo ahora mismo que la final será entre España y Brasil”, dijo.