La Ligue 1 de Francia fue la primera de las cinco ligas europeas más importantes en tomar una decisión frente al Covid-19: cancelar la temporada. Lo hizo el 28 de abril con un anuncio del primer ministro Edouard Philippe, cuando restaban 10 jornadas, y la Liga lo confirmó dos días después.

Desde entonces, la Bundesliga alemana reinició el 16 de mayo y ya terminó su torneo; LaLiga de España regresó el 11 de junio y está a cuatro fechas de culminar la campaña 2019-2020; la Premier League ya coronó al Liverpool y le restan cinco jornadas para terminar; la Serie A italiana volvió el 20 de junio y está a ocho fechas de finalizar.

En Francia se optó por decretar campeón al París-St. Germain (PSG), que contaba con 68 puntos, 12 más que el segundo lugar, el Olympique de Marsella. El principal crítico de la decisión de cancelar la Ligue 1 fue Jean-Michel Aulas, presidente del Olympique Lyonnais: “Creo que fuimos demasiado estúpidos. Los otros países se dieron la posibilidad de elegir”. La molestia del club llegó al Consejo de Estado, máxima instancia de la justicia administrativa francesa, para buscar la suspensión de la cancelación , pero no tuvo éxito.

El Lyon peleaba por meterse a competiciones europeas y, con la prematura terminación del campeonato, finalizó séptimo con 40 puntos, lo que lo dejó sin copas internacionales. Pero esa no es la única consecuencia para el club, que había sido el segundo equipo europeo con más ganancias en la compra y venta de jugadores de 2016 a 2019 con un balance positivo de 167 millones de euros. De acuerdo con KPMG Football Benchmark, el Olympique Lyonnais es el equipo que más perdió valor entre los 32 clubes más valiosos de Europa.

Según el análisis, el Lyon se devalúo un 27.5%. En febrero de 2020 su escuadra valía 404 millones de euros, pero en mayo, tras la cancelación, cayó a 293 millones. De acuerdo con los cálculos, si la Ligue 1 no se hubiera cancelado, el club hubiera salvado un 10% de su valor y la cifra estimada sería 334 millones de euros, 41 millones de diferencia.

El segundo equipo con mayor impacto porcentual es el PSG, que cayó de 934 a 696 millones, una pérdida del 25.4%. El campeón francés fue el quinto club europeo con más ingresos operativos en la temporada 2018-19 con 638 millones de euros. En general, la Ligue 1 es la liga europea con mayor depreciación de futbolistas con un 27.1%.

El tercer club es el Galatasaray turco con una caída de 23.3% (de 96 a 73 millones), después el Sevilla con 21.8% (de 376 a 294) y el Ajax de la Eredivisie holandesa, con 21.7% (de 422 a 330 millones). Holanda, como Francia, canceló su torneo el 24 de abril y es la segunda liga con mayor caída porcentual (24%). La tercera liga más devaluada es la de Bélgica (23.6%), cancelada en mayo.

El cuarto campeonato con mayor pérdida es la Superliga turca (21.9%) y es la más depreciada entre los torneos que se reanudaron. La razón es que se trata de una liga endeudada. Junto al Galatasaray, en el top 10 de los clubes más devaluados está el Besiktas en el puesto siete (20.2%). “(Los cuatro grandes clubes turcos: Galatasaray, Besiktas, Fenerbahçe y Trabzonspor) no parecen ser capaces de resolver sus propios problemas financieros porque hay grandes brechas entre los ingresos y los gastos totales (...) sus pérdidas acumuladas son de aproximadamente 750 millones de dólares”, dijo el economista de futbol turco Tugrul Aksar a Forbes.

Problemas blaugranas

El sexto equipo es el Barcelona con una pérdida de 20.5%, al pasar de 1,136 millones de euros a 903 en el valor de su equipo. Pese a que fue el equipo con más ingresos en el curso 2018-19 con 852 millones de euros, en el mismo periodo su deuda financiera llegó a 1,017 millones y el nivel de devaluación de los equipos depende “de la solidez del balance de un club en particular, el nivel de deuda, la estructura de la combinación de ingresos y la dependencia de las actividades comerciales de los jugadores”, concluyó Andrea Sartori, jefe global de deportes de KPMG.

Tres de los cinco equipos más afectados juegan en ligas canceladas, que son las más depreciadas en el continente. La pérdida colectiva del valor de mercado de los futbolistas en las 10 principales ligas europeas en caso de cancelación sería de 26.5%, mientras que si se retomaba la temporada la caída sería de 17.7%, una diferencia en el valor de 8.8% (3,301 millones) por la cual el Olympique Lyonnais peleaba, incluso en la corte francesa.