La humildad es una virtud difícil de mantener cuando se es elogiado por astros del futbol como Lionel Messi, Wayne Rooney, Ryan Giggs o el mismo rey Pelé, pero si alguien ha sabido lidiar con la soberbia es Javier Hernández.

El futbol en él, fue herencia de segunda y tercera generación por parte de su abuelo Tomás Balcázar y de su padre Javier Chícharo Hernández, a quien le debe su apodo, A ellos les debe su gusto por el futbol pero lo presentó con características renovadas: movilidad, rapidez, inteligencia, definición, contundencia, simpatía y una sonrisa muy peculiar que ha inspirado la confianza de cada uno de sus compañeros de renombre del Manchester United, con los que no ha desentonado.

Un ariete de apenas 23 años con una madurez palpable a cada frase articulada por su boca: Voy a hacer mi trabajo de la mejor manera y por consecuencia poner el nombre de México muy en alto , sentenció el delantero al salir de Chivas en busca de la gloria europea.

Dos veces debutó de manera diferente con el Manchester United, en su primer partido portando la casaca escarlata y una vez mas haciendo su gol inaugural para el club, en la Liga Premier.

El 28 de Julio del 2010, el reloj del Reliant Stadium marcaba 83 minutos en un partido amistoso entre el ManU y las estrellas de la MLS, cuando el Chicharito dio su primera muestra de intrepidez a los Red Devils.

Con una asistencia de Federico Macheda, Javier desde el lado izquierdo de la cancha recibió el esférico para culminar su debut con un gol. Alex Ferguson aplaudió con fervor la diana y esa sólo sería la primera de muchas.

En octubre como el mejor actor Chicharito hizo su primera diana en el Teatro de los Sueños frente a su antagónico West Bromwich en la Premier League.

A apenas cinco minutos de pisar los pastos de Old Trafford, una mala atajada del arquero Carson después de un tiro libre del portugués Nani, brindo a Hernández una de esas fugases oportunidades que él suele convertir en tantos y esta vez no fue la excepción.

El Chicharito, un referente del balompié mexicano en el extranjero, que ha evolucionado de manera veloz pero que no se aleja de la sencillez, hoy por hoy un diablo con grandes dotes de humildad.