Luke Walton no sabía si estaba listo para tomar el mando del equipo, pero Steve Kerr, coach de Golden State, fue baja por problemas de salud y, aunque mantenían comunicación, la última decisión la tomaba Walton, quien entregó un saldo de 39-4 en la fase regular 2015-2016 y colaboró para que Kerr fuera nombrado como entrenador del año.

En las organizaciones que disputan las finales por cuarta ocasión consecutiva, Golden State y Cleveland, la estancia promedio de los asistentes de coach es de dos temporadas. En el caso de los Cavaliers son siete personas las que han trabajado con Tyronn Lue, mientras que con Steve Kerr, cinco, quienes al menos han sumado un campeonato.

En ambos casos tienen elementos en su grupo de asistentes que se caracterizan por su juventud y en otros casos por la experiencia que tienen en la Liga, pues ambos cuentan con al menos un elemento que tiene más de una década de experiencia en un puesto similar.

Durante la presentación de su staff de coaches en julio del 2014, Steve Kerr indicó que era importante contar con entrenadores que brindaran una gran experiencia en la banca en su primera temporada en la NBA. “Estoy muy entusiasmado con los intangibles que estos caballeros traerán a nuestro equipo y sé que serán una gran ventaja para mí y para nuestros jugadores”.

La persona que más temporadas ha permanecido a un lado de Kerr es Ron Adams, que suma cuatro años en el equipo, quien ha ocupado el puesto de asistente desde 1992 en seis franquicias.

Adams describió para The New York Times su labor como una forma de enseñar: “Me veo más como un maestro. En este punto de mi carrera, soy profesor y mentor. Eso es lo que hago”.

Alvin Gentry perteneció un año a la organización y después tomó el mando de New Orleans Pelicans, mientras que Luke Walton se convirtió en coach de Los Angeles Lakers, en la temporada 2016, y Mike Brown podría volver a tomar el mando de un equipo, tras pasar dos años con la franquicia; en la ocasión en la que le tocó suplir a Steve, registró una marca de 11-0 en playoffs (2016-2017).

Brown explicó que Steve ha establecido una cultura en relación con el baloncesto y los jugadores colaboraron para que el equipo fuera  en la dirección correcta.

Tyronn Lue también causó baja en la organización por dos semanas en la presente temporada y su lugar lo tomó temporalmente Larry Drew, de quien reconoció su desempeño: “Nuestros entrenadores hicieron un gran trabajo al dar un paso al frente y tener mi apoyo cuando me tomé este tiempo libre”. En el staff de entrenadores de los Cavaliers permanecen algunos elementos que trabajaron bajo el mando de David Blatt, como fue el caso de Larry Drew, Jim Boylan y James Posey.

Drew como coach interino (18 de marzo al 3 de abril) registró una marca de ocho victorias por una derrota. Es uno de los asistentes con más experiencia en la Liga, ya que la primera temporada en la que fue asistente fue en 1992 y también ha ocupado el puesto de coach  con Atlanta y Milwaukee.

El entrenador de los Cavaliers declaró para ESPN que Larry le ayudó a manejar la presión de la labor que desempeña, ya que cuando fue asistente de David Blatt se ocupó de ser perfecto y “Drew me enseñó a dar un paso atrás y tomar tiempo para ti y disfrutarlo, y si no lo haces, esto te matará”.