Sonriente y con convicción en la manera en que se expresa, Benjamín Salinas denota seguridad sobre los eventos cuando se refiere al World Golf Championships México Championship, comportamiento que resulta de la satisfacción de establecer un torneo de calidad mundial, pero, principalmente, que ya dejó de ser una inversión para convertirse en una retribución para Grupo Salinas, expresó en entrevista para El Economista.

—El año pasado mencionaste que la inversión por el evento es de 500 millones de pesos, que la primera edición significó una pérdida de 15 millones, la segunda de 10 y se esperaba que el 2019 y 2020 empezaran a obtener ganancias. ¿Ya recuperaron la inversión?

Éste va a ser nuestro mejor año, nos fue muy bien, vendimos todos los hospitalities, cada vez la gente consume más en la tienda, hay mayor interés. Aunque no puedo dar números porque todavía no cerramos, lo preliminar que vi para este año, es que puede ser que recuperemos las pérdidas de todos los años previos.

—¿Cómo ha sido el trabajo para que el torneo comience a ser redituable?

Principalmente estamos trabajando en la experiencia para los corporativos que hoy nos compran, es un evento corporativo y vivimos de eso. Buscamos que la experiencia mejore cada año, les hacemos una nueva terraza, acceso, algo novedoso que sea atractivo. Hoy tenemos más patrocinadores que el año pasado y marcas muy importantes se sumaron.

Hoy podemos darnos el lujo de casi escoger quién va en qué área, sin ser una subasta, pero antes era un tema de tener la estructura y pensar cómo la llenábamos. Ya no estamos en esa posición, lo resumo en eso. Evidentemente mejoramos para nuestros socios comerciales, pero también para los fans, voluntarios, etcétera. Si ves la diferencia de cómo estaban los voluntarios el año pasado a hoy, es abismal.

—¿Cuál es el principal ingreso que genera el torneo?

El 80% lo brinda la venta de los hospitalities, por eso te comento que es un evento corporativo; están bancos y muchos clientes, cerca de 50, que ellos a su vez traen a sus clientes que quieren apapachar y de ahí sale ese porcentaje de ganancias.

—Se habló sobre la ausencia de Tiger Woods, ¿qué impacto tiene en los ingresos del boletaje?

El boletaje no es tan relevante para nosotros. Si le tuviera que poner un porcentaje, sería menor a 5 por ciento. Pero aun así, recordemos que el campo tiene capacidad para 16,000 personas. No es tanta la gente que viene y va a estar sábado y domingo con o sin Tiger. Lo que pasa es que con Tiger los 16,000 los seguían a todos lados. Ahorita están más esparcidos por todos lados. Pero, realmente, impacto económico no va a tener, es más, en el tema económico nos irá mejor este año.

—Los niños entran gratis al torneo, Grupo Salinas cuenta con el First Tee México. Al ser un deporte costoso, ¿no sería más viable apostar por otro que sea más fácil de acceder al público e involucre un sector más amplio de la sociedad?.

El golf es extremadamente costoso, por eso nuestra inconformidad con eso. Evidentemente, en otros países es muy sencillo y accesible, casi como ir a jugar futbol. Deberíamos tener campos en los que pagues 5 dólares para jugar, pero estamos muy lejos de eso porque requiere de un apoyo de muchas personas e identidades para que eso funcione. Eso sería una meta a futuro, ojalá algún día lleguemos a eso. Lo del First Tee no es tanto que queramos a gente jugando golf, es a través del golf que van y se divierten y les enseñas valores y eso es en lo que estamos apostando nuestro tiempo y dinero, para que estos niños crezcan con valores dignos de un buen ser humano.

—¿Cuánto invierte Grupo Salinas en el First Tee?

Teníamos un costo estimado de 500,000 dólares al año. Ahorita ya lo subimos. La idea es tener a miles de niños jugando, no cientos. Evidentemente, tiene que ser autosustentable, sí vamos a necesitar apoyos de empresarios, gobiernos estatales, jugadores, etcétera.

—¿Cómo se maneja el esquema de donaciones en el First Tee?

Como es una fundación contamos con distintos apoyos, aunque, por ejemplo, hablé con Abraham Ancer y le dije: “¿Tú en qué quisieras gastarte tus 50,000 dólares que donaste?”. Porque nuestro plan es éste, pero si tú dices: “Oye, quisiera armar una clínica en Reynosa, va, porque al final es su dinero. Rolex también nos apoya, PGA nos aporta con un porcentaje menor y la gran mayoría de dinero lo recibe de este torneo.

¿Qué es el First Tee México?

Comenzó en el 2017.

150 niños en el programa.

20 entrenadores certificados.

8 clínicas de golf.

Sedes: La Paz, Puerto Vallarta, el Estado de México, Puebla, Riviera Maya y Cancún.

[email protected]