Hace algunos años, el aplastante dominio de la sueca Annika Sorenstam en el golf femenil parecía impasible. Cinco años en la cima del ranking mundial acabaron cuando la mexicana Lorena Ochoa llegó a cambiar la historia.

Y aunque no fue tan determinante la autoridad de la tapatía al frente de la LPGA, con 158 semanas sin soltar la cima del ranking mundial, cuando el 26 de abril del 2010 Ochoa decidió retirarse del golf profesional, comenzó una revolución.

Durante las 17 semanas siguientes, ocurrieron siete cambios en el liderato de la LPGA, es decir, cada dos semanas y media se veía una nueva cara en la cima. Nombres como los de la coreana Jiyai Shin, Cristie Kerr o Ai Miyazato se miraban disputando el honor de ser la número uno del orbe.

Y aunque muchos pensaron que los cambios se mantendrían así por mucho tiempo, hace 105 semanas el golf femenil volvió a enfrentarse a una nueva dictadura. No fueron ni Shin, ni Kerr… tampoco Miyazato.

Sería una joven revelación taiwanesa llamada Yani Tseng, quien iniciará hoy, en el ISPS Handa Women’s Australian Open, la defensa de su liderato que se ha expandido por dos años. Y será esta la primera vez que la LPGA pueda sentir una estabilidad total en el ranking mundial pues Yani no ha parado de ganar títulos, ya suma 26 victorias profesionales, 15 en la gira, cinco de ellos, Majors.

A sus 23 años, la taiwanesa ha destacado como la única golfista, hombre o mujer, más joven de la historia en ganar cinco Grandes. Yani es la jugadora más rápida de la historia en recaudar 2 millones de dólares en ganancias, conseguidos a lo largo de 32 torneos disputados en un año, un mes y 13 días. Y si eso fuera poco, la taiwanesa tiene un as bajo la manga: Annika Sorenstam, quien la ha apoyado a lo largo de su carrera.

Su gran talento para jugar al golf le ha llevado a ganarse el respeto de sus rivales y también a ser invitada para jugar con los hombres en el PGA Tour, cuando en el 2011 recibió la invitación para jugar en el Abierto de Puerto Rico, aunque a ella no le interesó pues consideró que en esos momentos sería una distracción .

Así es, pues, el dominio de Tseng, quien se ha consolidado como la mejor golfista del mundo con 465.06 puntos y pretenderá esta temporada no sólo sumar más unidades, sino también mantenerse en la cima y llegar a romper el récord de Lorena Ochoa, aunque no tendrá el camino fácil pues muy cerca de ella se encuentra la coreana Na Yeon Choi, quien suma 466.30, para ser la amenaza constante de una Yani que quiere hacer historia.