“Lo que teníamos que hacer era atender el mercado, hay una gran afición a las Grandes Ligas”. La frase es de Rodrigo Fernández, quien desde hace tres años es el director de la oficina de Las Mayores en nuestro país. Una sentencia: México es estratégico para la MLB.

Este año, la Liga ya cuenta con 31 millones de aficionados en México, superando los 20 millones que mencionó Rodrigo el día de la presentación de su proyecto en la Ciudad de México.

Además del número de fans, se incrementó el rating de televisión, las suscripciones a MLB.TV y el número de aficionados que viajan a Estados Unidos para ver partidos.

Rodrigo mencionó en entrevista con El Economista que “hoy en día es un proyecto que tiene mucho potencial, estamos todavía aterrizando una estrategia de mercado y comenzamos por traer el Clásico Mundial y ahora la serie de temporada regular en Monterrey. Nuestros ratings están creciendo, también las plataformas digitales, nuestro producto OTT”.

Hace tres años, durante la Convención Nacional de Beisbol 2015, Rob Manfred, comisionado de la Major League Baseball (MLB) dijo que México representaba una oportunidad de negocios para la Liga y para tener impacto en la comunidad hispana en Estados Unidos.

Para marzo del 2016 comenzó a operar la oficina de la Liga en nuestro país.

Crece el negocio de streaming y audiencia en TV

En el número de suscriptores a MLB.TV tienen un incremento anual de entre 30-35%, en comparación con naciones como Japón, Corea y el Reino Unido. Rodrigo Fernández añade que, si se comparan con otros servicios de streaming de entretenimiento, registran un mayor crecimiento por encima de la tendencia del mercado.

Mientras que en el caso de la audiencia el alza es superior a 15% en los partidos se pueden seguir por Televisa, TDN, ESPN y Fox Sports. En el consumo de horas de transmisión, México se coloca por detrás de Estados Unidos y Canadá. A la semana un aficionado puede ver siete encuentros en televisión abierta y de paga.

Los tres objetivos por cumplir por parte de la oficina son: acercar la experiencia de la MLB, crecer la exposición de la marca y tratar de entender al mercado.

Se ha duplicado el número de mexicanos que asisten a un juego de la MLB. La cifra pasó de 200,000 personas en el 2016 a 400,000 en la temporada anterior. El director de MLB México indica que los desafíos están en que a la gente no sólo le gusten las Grandes Ligas, sino el deporte, y crecer el número de aficionados, “porque es muy fácil tener un fan casual que va a seguir a un equipo porque juega un mexicano, eso siempre va a ser bueno, pero nosotros lo que queremos es que la gente entienda el beisbol y ese es nuestro mayor reto”, una de las estrategias de las que emplearon fue realizar el tour delegacional para acercar el deporte a los niños y jóvenes.

En marzo del 2016 la MLB anunció la apertura de su segunda oficina en América Latina, la primera fue en República Dominicana en el 2014 y además significó la sexta en el mundo, ya que tiene presencia en China, Inglaterra, Australia y Japón.

Este fin de semana se volverán a disputar juegos de temporada regular de la MLB en territorio mexicano. Monterrey volverá a ser la sede, como sucedió la fase regular de 1996 (Padres vs Mets) y 1999 (Padres vs Rockies), en ambos casos San Diego fue local en el Estadio de Beisbol Monterrey. La asistencia promedio de esos cuatro juegos fue de 23,662 personas.

Para albergar los tres encuentros entre Padres y Dodgers se destinó 100 millones de pesos en la remodelación del estadio, lo cual implicó la instalación de nuevo césped artificial, iluminación, colocación de butacas en el área bleachers, remodelación de dugout, clubhouse, bullpen, se colocó una nueva pantalla, gimnasio, jaulas de bateo, entre otros.

Para el representativo de Los Ángeles será la primera vez que dispute un partido de campaña regular en territorio mexicano, la franquicia se caracteriza por ser una de las más populares entre los mexicanos; la novena jugó partidos de exhibición en Monterrey en 1991.

El plan de la MLB en el periodo 2018-2021 contempla volver a jugar en Japón, tener presencia en el Reino Unido y continuar con partidos en México y en Puerto Rico o República Dominicana.

El valor de tener un partido de temporada regular de las franquicias más mediáticas está valuado entre 8 y 10 millones de dólares (taquilla, patrocinadores y derechos de televisión), de acuerdo con datos de la revista Forbes.

El mes pasado se disputaron dos encuentros entre Cleveland y Minnesota, en el Estadio Hiram Bithorn, en Puerto Rico, en los que asistieron por partido más 19,500 personas.

Los siete juegos que se programaron fuera de territorio estadounidense generarán por concepto de taquilla 151.1 millones de pesos, en promedio (8 millones de dólares).

yesme.cortes@eleconomista.mx