Las ausencias de algunas figuras de la Selección para la Copa Oro significan la oportunidad para otros y un camino directo para convencer a Gerardo Martino. Algunos, como Andrés Guardado, demuestran en cada partido el amor a la Selección, sí, amor.

Ayer, ante un equipo entusiasta como Venezuela, México se recuperó de una desventaja y con calma fue trabajando de a poco el partido para dar la vuelta y ganar 3-1.

Es verdad, el Tri no fue espectacular, pero fue efectivo, aprovechó los momentos clave y fue contundente cuando se necesitaba (aunque también tuvo al menos un par de opciones que desaprovechó).

¿Acaso no siempre se le ha cuestionado a México no ser letal cuando lo tiene que hacer? Pues la Selección hizo los deberes y Guardado, quien entró de cambio liquidó el partido y sigue demostrando sus deseos de vestir la verde.

No fue un partido sencillo para los jugadores que comanda Martino, porque Venezuela tiene velocidad y cada generación demuestra más calidad.

Pero más allá del resultado, los jugadores que no son tan mediáticos como Héctor Herrera, Javier Chicharito Hernández y Carlos Vela —quienes no estarán en la Copa Oro por decisiones personales o deportivas, y Marco Fabián por lesión— saben que el torneo de Concacaf será la oportunidad que buscan para destacar y quizás, con un poco de suerte, migrar al futbol europeo.

Por ejemplo, a Rodolfo Pizarro lo conocemos muy bien, para algunos es un jugador con una calidad exquisita, pero seamos sinceros, pocos lo conocen fuera de nuestras fronteras y ser protagonista en la próxima Copa Oro puede ser una plataforma.

El mismo caso es para Fernando Navarro, quien a sus 30 años debutó en la Selección, y su temporada en León le dio la oportunidad de estar y buscar un sitio o Roberto Alvarado, con dos buenos torneos en la Liga MX, buscará consolidarse como un habitual para Martino.

Algunos más, como Diego Reyes o Erick Gutiérrez, quienes están en Europa pero que no tuvieron muchos minutos, saben que este verano una buena actuación con la Selección les puede ayudar a reacomodar su carrera.

El próximo domingo México jugará a las 6 de la tarde ante Ecuador, el último encuentro previo a su debut ante Cuba en la Copa Oro el sábado 15 de junio.

P.D. Guardado —quien marcó el tercer gol— cada partido da clases de profesionalismo y entrega a la Selección.

Quizás decir gracias se quede corto.