La NBA fue la primera competencia que tomó medidas drásticas frente al Covid-19 sin estar en el centro de la epidemia, pero a la vez fue la primera liga en Estados Unidos con atletas contagiados por el virus.

El 11 marzo el francés Rudy Gobert, jugador del Utah Jazz, dio positivo en la prueba del coronavirus y la NBA suspendió la temporada por al menos un mes y cerró sus instalaciones y pidió a los jugadores se mantuvieran en casa. Después aparecieron los demás torneos profesionales estadounidenses, así como la NCAA, del deporte universitario.

Para el 12 de marzo, en Estados Unidos los casos confirmados por Covid-19 eran poco más de 1,600 con 41 muertes. Al 26 de marzo ya se habían rebasado los 75,000 positivos, con más de 1,000 fallecidos por la pandemia.

La NBA también se anticipó con un programa global de concientización, NBA Together, con cuatro pilares: Conoce los hechos, Actos para cuidarse, Expande tu comunidad y NBA Together Live, todo con el fin de apoyar y educar a los fans para responder durante la pandemia. Jugadores de la Liga y la WNBA ya estaban promoviendo información para reducir la propagación a través de videos que sumaron más de 37 millones de reproducciones.

Otro objetivo de NBA Together es reunir 50 millones de dólares para apoyar a víctimas del virus y a centros que brindan atención médica, que se sumarían a los más de 30 millones que ya han aportados equipos y jugadores de la Liga y WNBA.

Una de las ventajas de que la NBA actúe para apoyar una causa social es que se trata de la competencia, fuera del futbol, con mayor internacionalización, un proceso que comenzó en 1979. La globalidad del deporte le permite llegar con fuerza a países a donde otras ligas no pueden, aunque generen más ingresos, como la NFL y la MLB. De acuerdo con Axios Sports, uno de cada cuatro jugadores de la Liga es extranjero 26.1%) y dos de sus principales estrellas son foráneas: el griego Giannis Antetokounmpo y el esloveno Luka Doncic.

Críticas por las pruebas

En Occidente, fuera del futbol europeo, es la liga donde más jugadores han dado positivo al virus con nueve, de los cuales cinco están identificados: Gobert y Donovan Mitchell del Jazz, Kevin Durant de los Brooklyn Nets, Marcus Smart de los Boston Celtics y Christian Wood de los Detroit Piston. También hay contagiados en personal de otros equipos.

Con los nueve jugadores positivos hasta el miércoles en la Liga, significa que por cada 50 basquetbolistas, uno ha salido positivo. A nivel poblacional en el país, por cada 4,413 ciudadanos, uno resulta contagiado.

Pese a que los equipos de la NBA han contratado empresas privadas para realizar las pruebas de Covid-19, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, criticó la cantidad de pruebas efectuadas al interior de la Liga. “Les deseamos una pronta recuperación. Pero, con todo respeto, un equipo completo de la NBA no debería realizarse pruebas del Covid-19 mientras hay pacientes críticamente enfermos esperando por la prueba. Las pruebas no deberían ser para los sanos, sino para los enfermos”, tuiteó el 17 de marzo.

También se ha cuestionado si los deportistas y celebridades tienen mayor acceso a las pruebas que los ciudadanos comunes. “Creo que lo primero es descubrir cómo lo consiguió la NBA. Es un verdadero caos y ahora no hay reglas firmes sobre el acceso de prueba”, dijo David Chao, doctor que trabajó en la NFL, a CNBC.

Según CNBC, cuando se le preguntó a la Liga sobre las empresas privadas y cómo obtuvieron esas cantidades de pruebas, la NBA dijo que no tenían esa información. Adam Silver, el comisionado, manifestó en ESPN: “Por supuesto, entiendo su punto de vista (alcalde de Blasio) y es desafortunado que estemos en esta posición como sociedad en la que se trata de las pruebas, el problema fundamental es que no hay pruebas suficientes. Diría que, en el caso de la NBA, hemos estado siguiendo las recomendaciones de los funcionarios de salud pública”.

La directora ejecutiva de la Asociación de Jugadores de la NBA, Michelle Roberts, dijo que esto no es un problema de la NBA. sino un problema del gobierno. “El problema de que muchos de nosotros no podemos obtener las pruebas, y no me disculpo por decirlo, en mi opinión, eso está al pie del gobierno federal. Eran responsables de asegurarse de que estuviéramos protegidos en ese sentido y creo que fallaron, señaló Roberts también a ESPN. “La gente no debería tener que esperar en la fila. La población en riesgo debe ser la primera en ser evaluada. Pero, si el gobierno hubiera hecho lo que se suponía que debía hacer, no estaríamos compitiendo por una oportunidad para ponernos a prueba”.

En conferencia de prensa el miércoles 19 de marzo, Donald Trump habló sobre esta disparidad de pruebas. “Quizás esa ha sido la historia de la vida. Eso sucede en ocasiones, y he notado que algunas personas han sido evaluadas con bastante rapidez”, expresó el presidente de los Estados Unidos.

Impacto digital de la NBA

  • Instagram 47
  • Facebook 39.6
  • Twitter 30.3
  • YouTube 13.7
  • TikTok 10.2

Seguidores por red social en millones