El piloto brasileño Lucas Di Grassi es parte de la base de 11 pilotos que se han mantenido en la Fórmula E y ahora compiten su cuarta temporada. De dicho grupo, tres ya lograron ser campeones en la categoría.

Di Grassi es el actual campeón de la categoría de monoplazas eléctricos y tras dicho logro la lección fue “que nunca se debe desistir. Conseguimos virar el juego en la última prueba y ganar el campeonato”.

Y acepta que su participación en la Fórmula E lo ha desafiado como piloto, “me ayudado a crecer mucho como piloto, como persona, controlar las emociones, lo cual es muy difícil”.

No hay que pasar por alto que el brasileño en su primera temporada terminó en el tercer sitio, para su segundo año fue subcampeón y en su tercer año logró ser campeón en la categoría de monoplazas eléctricos, situación que se definió en la última carrera de la campaña anterior. 

Por ahora, Lucas trata de ser paciente, porque no había registrado un inicio de temporada similar a la presente, con cero unidades, cabe señalar que las dos últimas carreras no logró terminarlas.  Aunque el E-Prix de la Ciudad de México podría significar la oportunidad de cambiar la situación.

Ya que en las dos ocasiones anteriores logró subir al podio, en la carrera del 2016 lo descalificaron a Lucas porque el monoplaza pesó 1.8 kilogramos menos del mínimo permitido.

La quinta fecha la enfrenta el piloto con una sanción de 10 lugares en la parrilla tras cambiar el inversor del monoplaza, pero Lucas espera que el sábado logre subir al podio como lo ha hecho en años anteriores, y puntualizó que la carrera en la Ciudad de México es una de las más importantes del año.

Lucas indica que a pesar de la situación que está enfrentado por ahora, “la mentalidad es siempre es hacer lo mejor en cada una de las carreras y ganarlas” y añade que siempre trato de hacer lo mejor, pero hay cosas que no puede controlar.

Ante el hecho de que el siguiente año en la Fórmula E sólo se ocupará un monoplaza y ya no dos como hasta ahora se hace, Di Grassi menciona que “que el cambio de coche es una identidad de la Formula E”.

Y agrega cuando más rápido se cambiaba de monoplaza era una ventaja para la carrera y su escudería Audi Sport ABT Schaeffler logró hacerlo en menos de 10 segundos, y para la carrera que se celebrará en el Autódromo Hermanos Rodríguez ya no se tendrá que cumplir con un tiempo mínimo, ya que ahora los monoplazas con un sensor que les indica que si los cinturones de seguridad están colocados de forma correcta.