La International Champions Cup (ICC) asegura ganancias de alrededor de 111 millones de dólares en taquilla por los 11 partidos que recibirá Estados Unidos, según una estimación realizada por El Economista, al tomar en cuenta que por partido el promedio de ganancia es de 10 millones por boletaje.

El torneo veraniego organizado desde el 2013 involucra juntar a los mejores equipos de Europa durante la pretemporada para mostrar en distintos países alrededor del mundo partidos que durante el calendario regular no tendrían opción de observar en su continente.

Para la edición 2019, la ICC se organiza en Estados Unidos, Singapur, China, Gales, Inglaterra y Suecia. Aunque de los 18 partidos calendarizados la principal sede es el país norteamericano, con 11 encuentros, en los que contará con los siguientes equipos: Real Madrid, Bayern Munich, Atlético de Madrid, Arsenal, Roma, AC Milan, Benfica, y Chivas.

El negocio no es sólo para los países organizadores, sino también para los clubes involucrados. Durante el 2017, el Barcelona y Real Madrid cobraron 15.7 millones de dólares por tres partidos amistosos, y los demás equipos obtuvieron entre tres y seis millones por encuentro, mientras que los gastos de estancia corren a cargo del propio torneo, según información del periodista Waldemar Iglesias.

La actual edición es la primera vez en que se incluirá al futbol femenil, con la participación del Atlético de Madrid, Manchester City, Lyon y North Carolina Courage. El formato es de eliminación directa y las semifinales ya están definidas: las colchoneras enfrentarán al conjunto francés, que es el actual campeón de la Women’s Champions League. El otro encuentro será entre las norteamericanas y el conjunto de Manchester.

La empresa a cargo de la organización es Relevent Sports Group, que tiene como presidente y propietario a Stephen Ross, quien cuenta con una fortuna de 7,700 millones de dólares. El también dueño de los Miami Dolphins se adentró con su grupo de entretenimiento en el mundo del futbol, principalmente gracias a su buena relación con Javier Tebas, presidente de LaLiga Española, lo que permitió durante el año pasado llevar a Estados Unidos el primer Clásico Español entre Real Madrid y Barcelona; y durante la edición de este año el Clásico de Madrid entre el Atlético y los merengues se jugará en Nueva Jersey.

Ross es el hombre detrás del proyecto de Superliga Europea, la cual buscaba hacer un frente directo a la UEFA Champions League, para realizar una Liga entre los 16 principales equipos de la federación europea. Sin embargo, Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA ya ha manifestado su descontento con la iniciativa, y comentó que durante su mandato no se llevará a cabo.

La intención de Ross por llevar futbol europeo a Estados Unidos ha sido constante, además de la ICC buscó que la Supercopa de España se jugara en Miami, algo a lo que la Real Federación Española de Futbol (RFEF) se opuso.

“Nos hicieron una oferta para llevar la Supercopa a Miami y dijimos que no. Nos negamos a ir porque hay cuestiones que no van con nuestra forma de actuar”, comentó Luis Tebas, presidente de la RFEF.

LaLiga anunció el pasado 10 de julio la renovación por tercer año consecutivo en sociedad con el evento veraniego, lo que implica que en los próximos años continuarán con su participación.