Fidel Kuri Grajales es uno de los principales personajes en los que se enfoca el mundo futbolístico en México desde hace varios años. Un empresario mexicano con amplia trayectoria en la política y que después incursionó en el mundo del futbol.

Afiliado al PRI, sus inicios en la política datan de 1992 como coordinador regional del movimiento La Marea Roja y colaborador de campaña del candidato a gobernador Patricio Chirinos.

Después llegó a puestos como diputado federal suplente de 1997 a 2000, diputado al Congreso de Veracruz de 1998 a 2001, en dos ocasiones diputado federal de distrito 15 de Veracruz e inclusive en 2017 compitió por la presidencia municipal, aunque perdió contra Fernando Yunes Márquez.

Fue en 2013 cuando incursionó en el futbol mexicano, luego de ascender al Club La Piedad, que cambió de sede para convertirse en los Tiburones Rojos de Veracruz. Desde ese momento, se fueron generando un cúmulo de malas decisiones y manejos, que hoy resultan en problemas de adeudos a jugadores y personas que pertenecen al club.

La polémica ha sido el principal acompañante en la formación de su imagen pública como dueño de un club de futbol. En 2016, Veracruz recibió como local a León, en el partido fue expulsado un jugador del conjunto local. Determinación arbitral ante la que Fidel decidió ir a busca a Edgardo Codesal al palco del estadio para agredirlo físicamente. En ese momento, Edgardo era el encargado de la comisión arbitral.

El entrenador Guillermo Vázquez, hizo pública una acusación de dobles contratos y falta de pagos, a lo que Kuri contestó de manera irónica: “No le debo dinero a nadie, me voy a Italia mañana a disfrutar el dinero de Memo Vázquez”.

Inclusive se ha favorecido de sus amistades políticas; Fidel logró que Javier Duarte, ex gobernador de Veracruz, le prestara el estadio Luis Pirata Fuente y los derechos de marca sin pagar.

“Es una persona de carácter, lo que pasa es que se enciende muy rápido, en esta pasión de futbol hay que ser tranquilos porque luego los medios realizan preguntas complicadas y se acelera uno y la verdad le ha faltado ese talento de no acelerarse. A veces no hay que contestar; mejor pensar y después dialogar, es un tema difícil para él, es de mecha corta, lo aceleran y con los problemas que tiene, por eso las reacciones”, expresa a El Economista, Raúl Quintana, ex directivo de Veracruz.

Ante las circunstancias del club está correlacionada la forma en que los directivos de Liga MX han permitido que la situación empeore. Con la iniciativa de Enrique Bonilla de llegar a 20 equipos en el torneo, el reglamento permitió que, a pesar del descenso deportivo por parte de Veracruz, el equipo se mantuviera en primera división a causa de pagar 120 millones.

“El problema principal es un sistema que se lo ha permitido mediante el pago de no descender. En cuanto al personaje, es un perfil psicológico que no asume responsabilidades y culpa al pasado, algo muy de moda en nuestro país.

“Esto se explica cómo infantilismo y narcisismo, donde ellos están bien y todos los demás están mal. Es un tipo de persona muy peligroso para el futbol, por ello es un problema importante que se le permita mantenerse en el equipo”, menciona la psicóloga deportiva, Claudia Rivas a este diario.

Ante la situación que se encuentra Kuri, Quintana menciona que “ya le llegó el agua al cuello”, por lo que él sugeriría comenzar a buscar alguna asociación o grupo que tenga interés por apoyar para solventar económicamente los gastos del club, o buscar venderlo.

[email protected]