Carlos Benavides, gerente general del Sporting Cristal, se queda callado un momento. Le cuesta trabajo recordar otro tiempo en el que ocho futbolistas peruanos jugaran simultáneamente en la Liga MX, tal y como lo hacen para el presente Apertura 2018.

“Definitivamente nunca había sucedido. Pero eso se debe a la buena relación que hemos construido los clubes peruanos con los directivos mexicanos”, dice el gerente del segundo club más ganador de Perú.

Benavides cuenta que la relación que sostiene con los clubes mexicanos tiene aproximadamente tres años.

Empezó desde cero. Primero intercambiaron llamadas telefónicas que sirvieron para conocerse. La relación se fortaleció y el siguiente paso fue el préstamo de algunos de sus mejores futbolistas a la Liga MX, luego siguió la venta definitiva de estos elementos y ahora existe tan buena relación que Benavides viajó a conocer las instalaciones de equipos como Tigres y que los regiomontanos hicieron lo propio para conocer las entrañas del Sporting Cristal.

“El mercado mexicano es muy valorado por los clubes peruanos. Cuando vendemos a uno de nuestros futbolistas a la Liga MX es casi seguro que su valor aumentará. En algunos casos hasta se triplica. Sabiendo esto, algunos clubes peruanos nos arriesgamos a prestar a nuestros jugadores a México, porque sabemos que si tienen minutos hay posibilidades de que los compren”.

El ejemplo perfecto es el caso de Pedro Aquino.

Benavides cuenta que el Sporting Cristal lo vendió el verano pasado al Monterrey, que inmediatamente lo prestó a Lobos BUAP. El valor del mediocampista en ese entonces, según el portal Transfermarkt, era de 425,000 euros. Previo a este torneo, el cuadro regiomontano lo transfirió al León y, según el sitio, su valor actual es de 1 millón de euros.

Pero los clubes peruanos no son los únicos beneficiados de la venta de sus jugadores. Los equipos mexicanos los catalogan como futbolistas que cuentan con buena calidad y que su precio es más económico en comparación a la de otros jugadores sudamericanos.

“Cuando queremos comprar un jugador en Colombia o Ecuador, los clubes de esos países lo quieren vender como si fuera el próximo Christian Benítez y no es así. Son muy caros. En cambio, un jugador peruano es más accesible y, en algunas ocasiones, cuenta hasta con experiencia en su Selección”, sostiene Juan Carlos Bozikian, presidente de Lobos BUAP.

En la Liga MX, muchos de los clubes han visto cómo sus inversiones en estos jugadores han sido redituables.

Además del caso de Aquino en Rayados, se suma el de Raúl Ruidíaz en Morelia. El cuadro michoacano obtuvo a préstamo al atacante al inicio de la temporada 2016-17. Seis meses más tarde compró al jugador, quien por entonces tenía un valor de 2.3 millones de euros, de acuerdo con Transfermarkt. En junio pasado, Monarcas lo vendió por 6.36 millones de euros al Seattle Sounders de la MLS.

En su estancia en México anotó 40 goles en 71 partidos.

“El mercado peruano estaba muy abandonado para los clubes de la Liga MX, pero a partir de la llegada de Ruidíaz marcó un parteaguas. Su buen rendimiento en Morelia le hizo ver a otros clubes mexicanos que pueden ser rentables en todos aspectos”, añade Bozikian.

•••

El futbolista peruano, explica Benavides, se siente seducido por el futbol mexicano por cuatro aspectos:

1. Las buenas instalaciones de entrenamiento con que cuentan la mayoría de los clubes.

2. La cultura similar a la peruana, que incluye idioma, gastronomía y otras costumbres.

3. Un buen salario.

4. La calidad de la Liga, que permite al futbolista peruano competir con jugadores mexicanos, sudamericanos y hasta europeos.

Julio Vizcarra —periodista del diario peruano El Comercio— coincide con los factores que señala Benavides, pero cree que también se debe a otras situaciones. Por ejemplo, el hecho de que la mayoría de las ofertas que reciben los futbolistas peruanos para emigrar al extranjero sean del balompié mexicano.

“A pesar de que la Selección peruana dio un salto de calidad con su actuación en la Copa del Mundo pasada, y que es bien vista mundialmente, el futbolista peruano no termina por convencer y ampliar sus horizontes en el futbol europeo”.

Vizcarra pone de ejemplo a André Carrillo. Dice que en Perú es considerado como el mejor jugador de la Selección que actuó en Rusia 2018. Sin embargo, fue transferido en este mercado de fichajes del Benfica al Al-Hilal de Arabia Saudita. Carrillo, según Vizcarra, fue criticado en su país por irse a jugar la Liga saudita, debido a que es considerada de menor nivel comparado con la portuguesa.

“Muchos jugadores peruanos, en cambio, emigran a la Liga MX con la ilusión de que sea un trampolín para llegar a una Liga europea”.

Pero la realidad indica algo diferente.

Christian Cueva, Andy Polo, Luis Advíncula y Ruidíaz son los cuatro jugadores peruanos que recientemente han abandonado la Liga mexicana, pero sólo Cueva y Advíncula jugarán la próxima temporada en el futbol europeo. Y sólo este último fichó directamente de México al balompié del viejo continente.

“México también atrae a los futbolistas peruanos por la carrera que tuvieron otros de sus compatriotas en otras épocas. Como el caso de Gerónimo Barbadillo en la década de los 70 y 80, Juan Reynoso en los 90 y recientemente Johan Fano, quien jugó y brilló en el Atlante a inicios de la presente década”, añade Benavides.

Para los futbolistas peruanos su oasis es la Liga MX. Aunque ésta no sea garantía para llegar al futbol europeo.