Johannesburgo. La Selección de Italia, de Sudáfrica 2010, actual campeona del mundo y que debuta hoy ante Paraguay, apela a la misma receta de siempre: jamás ser el máximo favorito.

Y es que para Franco Baresi, tres veces mundialista, los mundiales no son para las figuras, son para los equipos de empaque .

Pero a este ingrediente de ser un candidato que se esconde lo más que se puede, que es casi como una costumbre, habrá que agregarle uno más. Para esta Copa no hay una figura. No la tiene. En casa dejó a Francesco Totti y a Alessandro del Piero.

Il Capo, como se le conoce al que fuera defensa central y considerado uno de los defensas más elegantes del mundo, advierte que Marcelo Lippi, técnico del equipo, apuesta por crear un conjunto no una maraña de nombres que al final no sirvan para nada .

En 1982 los italianos llevaron a Paolo Rossi como su gran figura, para el 90 Gianluca Vialli, en el 94 Roberto Baggio, en el 98 Alessandro del Piero, en el 2002 a Francesco Totti y en el 2006 a Luca Toni. Siempre alguien que se rozaba entre los tres mejores del mundo. Para Sudáfrica, nada.

Las únicas referencias importantes son Gianluigi Buffon, Gianluca Zambrotta, Fabio Cannavaro, Mauro Camoranesi o Genaro Gatusso, pero no del impacto, al menos en imagen y peso en el apellido como los antes mencionados.

Italia siempre llega con la obligación de ganar y ser mejor. El mundo no nos ve favoritos, primero porque hemos sido irregulares y luego porque no tenemos un nombre en ataque como Baggio o Del Piero. Pero a nosotros nos acomoda no ser figuras, luego nos acoplamos y ocurre lo de Alemania 2006 (se coronaron tras vencer en penales a Francia) .

Lippi, entrenador del equipo y que hace cuatro años los hizo campeón, deja entrever en su lista final, que es necesario un recambio y no es que Totti haya dejado de ser importante, pero quizás él ve que no podrá aportar más a su equipo , advierte Baresi.

Dice el también excapitán del Milán, que a presión, el impacto en medios, la preparación de las selecciones, hacen que este tipo de torneos sean para los elegidos aunque esto no quiere decir que necesarioamente sean estrellas.

Estos torneos no son para las estrellas. Sólo mira lo que le ocurrió a Ronaldo en el 98 o al mismo Maradona en España 82. Esto es para juego de conjunto, de equipos y se ha demostrado Mundial tras Mundial. Es una receta que se va dando .

¿Bicampeonato?, Si Marcelo Lippi logra encontrarle cohesión al equipo creo que podremos estar entre los cuatro mejores. Llegamos con pocas expectativas ante el mundo, pero Italia jamás deja de ser Italia .