LA FAENA se le fue de las manos, la gente se empezaba a meter duro con él y se le notaba la desesperación en el rostro, lo poco que ha toreado fue evidente y los avisos se

sucedieron uno tras otro.

Los infructuosos intentos por encontrar el tranquillo se hacían una eternidad para los asistentes y un suspiro para Marcial Herce, quien finalmente no escuchó el fatídico tercer bocinazo y tiró el enésimo golpe de descabello que fue mortal, pero que oficialmente

anunció que se le había ido vivo el quinto toro de la tarde.

LA LLUVIA RETRASÓ EL INICIO

La vigésima corrida de la Temporada Grande en la Plaza México inició 35 minutos retrasada por las malas condiciones en que quedó el ruedo tras la fuerte lluvia que azotó

la capital mexicana.

El diestro capitalino tuvo momentos de lucidez en su primero, pases templados y con mando por momentos, pero lo resbaloso de la arena impidió que ni él ni su enemigo

se confiaran y luego de matar escuchó breves palmas.

Humberto Flores pasó fatigas por la misma razón, las zapatillas patinaban en el mojado ruedo e imposibilitaban la faena, pero aun así el diestro de Ocotlán mostró mando y valor en los dos astados de su lote. Escuchó palmas en ambos.

Alberto Espinoza se llevó un susto al lancear a su primero. En un descuido el toro lo agarró con el pitón derecho, lo elevó por los aires 1y quedó a su merced, pero la oportuna

intervención de la cuadrilla y ayudas impidieron la tragedia.

Dividió opiniones y escuchó un aviso luego de matar con una estocada baja al tercero y en el sexto, que no tuvo un pase, abrevió para ser silenciado.

Para el cierre del serial el próximo domingo en el Coso de Insurgentes, la empresa anunció a Cristian Ortega, Fabián Barba y Víctor Mora con un encierro de Cuatro Caminos, ganadería del legendario toro Pajarito.

BVC