Holanda está tranquila de cara a su duelo de cuartos de finl con Brasil, sobre todo porque ya tiene en actividad plena a su figura Arjen Robben, quien tras perderse los primeros dos partidos por una dolencia en la corva, ya jugó todo el choque de la segunda ronda ante Eslovaquia y metió uno de los dos goles de la victoria 2-1.

Van Marwijk, entrenador del equipo, estuvo más preocupado los últimos días fue por evitar que la paz se rompiera en el equipo después de la airada reacción del delantero Robin van Persie luego de que fue reemplazado al final del choque ante Eslovaquia.

Informes de la prensa holandesa señalaron que el atacante del Arsenal inglés había dicho que el que debió salir fue Wesley Sneijder, no él.

Van Marwijk convocó a una reunión el martes e instó a la unidad con miras al compromiso del viernes.

``Tenemos que llegar más concentrados que nunca, porque el rival es Brasil'', manifestó el entrenador. ``Y con un técnico como Dunga que quiere ganar otra vez''.

Con Dunga llevando la cinta de capitán, Brasil despachó a Holanda 3-2 en cuartos de final del Mundial de 1994, el cual la verdeamarela terminó ganando. Cuatro años después en Francia, le repitió la dosis eliminándola por la vía de penales en semifinales, y Dunga metió uno de ellos.

``Dunga es un ganador y está buscando la mejor forma de enfrentar a Holanda'', expresó el zaguero brasileño Juan.