Los torneos menores de tenis registran un tsunami de partidos amañados para beneficiar a apostadores, afirmó este miércoles un comité encargado de investigar la corrupción en este deporte.

En las conclusiones de dos años de trabajo presentadas en Londres, la comisión dijo que el tenis afronta “un problema de integridad serio” en los rangos “menores e intermedios”, particularmente masculinos.

El panel reveló que hay un periodo del año particularmente susceptible, “una temporada de amaños”, en la que hay rastros de “dos o tres partidos diarios” pactados, en los torneos masculinos de menos categoría de la Federación Internacional (ITF).

Esta comisión independiente se creó en febrero del 2016 después de que la BBC y Buzzfeed aseguraran que algunos grandes jugadores habían participado en el amaño de partidos. El panel habló con más de 100 jugadores, según la BBC, y dispuso de un presupuesto de 20 millones de libras (27.9 millones de dólares, 22.8 de euros) y, aunque concluyó que hay “evidencias de algunos problemas” en grandes torneos, no halló rastros de que se trate de un problema generalizado.

Tampoco halló pruebas de que los órganos rectores del tenis, la ITF y la Asociación de profesionales del tenis (ATP) hubieran encubierto esta práctica.

De todos modos, les dirigió algunas críticas. Por ejemplo, estimó que las investigaciones de posible corrupción en torneos del Grand Slam eran “insuficientes”, “inapropiadas o inefectivas, lo que se tradujo en oportunidades perdidas” de desenmascarar a los tramposos.

La ATP tampoco siguió hasta el final potenciales hilos de investigación “antes de cerrar las pesquisas”.

El comité recomendó reducir el número de torneos modestos calificados como “profesionales”, pero en los que los participantes apenas llegan a cubrir gastos, haciéndolos más vulnerables a la corrupción. Además, aconsejó dejar de vender a las casas de apuestas los resultados oficiales en vivo de este tipo de torneos.

Las conclusiones de esta comisión fueron bienvenidas por la ITF, la ATP y la Asociación de tenistas femeninas y por los cuatro responsables de los torneos del Grand Slam. El informe consigna que las autoridades del tenis no han encubierto apuestas ilegales o arreglos de partido.