Lewis Hamilton se consolidó como un gigante de la Fórmula 1 al conquistar su sexto título mundial. Su segundo puesto en el Gran Premio de Estados Unidos lo propulsó más allá de los cinco títulos del argentino Juan Manuel Fangio, a quien describe como El Padrino, y lo acercó a uno de los siete campeonatos que ostenta el alemán Michael Schumacher.

“No me lo puedo creer. Gracias por todo”, dijo por radio Hamilton a los miembros del equipo tras cruzar la meta y superar en el palmarés al mítico piloto argentino, cinco veces campeón mundial.

“Es sobrecogedor, honestamente. Fue una carrera muy dura hoy. Valterri hizo un gran trabajo. Como deportista, me siento de lo más fresco. Seguiremos apretando el resto de la temporada”.

Hamilton ya había superado a hombres como el australiano Jack Brabham, el también británico Jackie Stewart, el austriaco Niki Lauda y los brasileños Nelson Piquet y Ayrton Senna.

Esa velocidad, siempre asociada a su talento natural, se ha traducido en las últimas temporadas en una actitud más madura como líder.

“Nunca está satisfecho. Nunca se conforma. Nunca está contento con su ubicación como piloto de carreras y ser humano. Quiere optimizar, desarrollarse, y es una parte muy importante del liderazgo del equipo”, opina Toto Wolff, jefe de Mercedes.

Max Verstappen fue tercero con su Red Bull, mientras que Charles Leclerc finalizó cuarto con Ferrari.

Una multitud que incluía a los padres de Hamilton esperaba por la consagración del británico, que podía ser campeón incluso sin sumar puntos.

“Sinceramente estoy abrumado, la de hoy fue una carrera muy dura. Valtteri hizo un gran trabajo, solamente me queda felicitarlo”.

Las cuentas eran simples para Hamilton, que sabía que ganaría el título si llegaba al menos octavo sin importar lo que hiciera Bottas. Pero cualquier suposición de que se iba a tomar las cosas con calma para terminar en los puntos desapareció rápido, ya que Hamilton atacó desde el inicio y antes de la primera vuelta había escalado dos puestos y estaba tercero.

Hamilton ganó cinco veces el GP de Estados Unidos desde que se disputa en el Circuito de las Américas, desde 2013. El británico ahora tiene un récord de 83 victorias, 150 podios y 87 poles.

Checo Pérez termina décimo en EU

Sergio Pérez y su Racing Point arrancaron desde el Pit Line por una sanción, pero aún así , recuperaron 10 posiciones y cerraron décimo. El logro es una demostración de la administración de neumáticos, rescatando un punto.

Sergio fue llamado a pesar el auto al final de la segunda práctica, pero ignoró la orden y le abrieron una investigación.

“Hicimos una muy buena carrera, pero nos quedamos sin neumáticos. Considerando donde arrancamos y la estrategia que hicimos (que no fue ideal) fue una buena carrera”, dijo.