México ve en el Mundial de Futbol un escaparate de la realidad, es un evento en el que en un mes, las personas tratan de olvidar los problemas y conflictos que los laceran día a día, en un país que no termina por desarrollarse y que castiga económicamente al sector más vulnerable.

A pesar de la crisis que ataca al país, los mexicanos siempre encuentran la manera de apoyar a uno de los estandartes patrióticos más importantes que tienen. Pues la Selección, junto con la Virgen de Guadalupe y los símbolos nacionales, los únicos capaces de conjuntar a la mayoría de los ciudadanos del país.

En cualquier evento, el mexicano se hace presente con su folclor, su carisma y su alegría, que lo hacen reconocible en cualquier parte del orbe. Los paisanos dejan atrás los aumentos de gasolina, el alza en los impuestos, el desempleo que supera los 2 millones de personas y se lanzan a seguir a su equipo con la ilusión de que este sí sea el Mundial en el que alcancen el quinto partido fuera de tierras nacionales.

La pasión y anhelos que genera el deporte más popular del mundo aunado a la búsqueda de identidad y sobre todo la necesidad de triunfos para olvidar la cotidianidad en la que se encuentra sumergido el país hacen que México sea uno de los países que más boletos han solicitado.

De acuerdo con datos de la FIFA de los 192 países que han solicitado alguna entrada, sin contar al Sudáfrica por ser el país anfitrión, México ocupa la cuarta plaza que ha solicitado más entradas para la justa mundialista.

Cuando se han vendido cerca de dos tercios de las entradas de la Copa del Mundo: Estados Unidos es la nación extranjera que ha pedido el mayor número de boletos con 50,217 solicitudes; le sigue Inglaterra con 41,529; después Australia que busca obtener 14,647, y nuestro país espera llevar al continente negro a 14,804 seguidores.

Uruguay, el viejo campeón busca gloria

El primer gigante del futbol quiere renacer; espera volver a brindarle una satisfacción a sus seguidores en el Mundial de Sudáfrica 2010, después de que han pasado 60 años desde la última vez que los charrúas levantaron el campeonato del Mundo.

Después de que La Celeste fuera la primer Selección en ganar la Copa del Mundo y la precursora del futbol latinoamericano, que impresionó al continente europeo por su técnica y calidad para manejar el balón, en los últimos tiempos la magia se ha ido y sólo queda la garra charrúa

En los libros de los recuerdos, están las dos olimpiadas de 1924 y 1928, años en que Uruguay se alzó con la medalla de oro que lo consolidó como el combinado más potente de aquellas épocas.

En la primera justa mundialista, que se celebró en tierras uruguayas, los charrúas aprovecharon su condición de local y vencieron en la final a Argentina, uno de sus clásicos rivales. Aunque,uvieron que pasar 30 años para que los charrúas se volvieran a colocar como los monarcas del planeta.

Es inolvidable la hombrada que hicieron en 1950, cuando todo el universo del futbol los veía como las víctimas en la final ante Brasil y al final, terminaron como unos sorpresivos héroes al batir a la verde amarella 2-1 y provocar una de las mayores sorpresas del balompié: el maracanazo.

Así, los Uruguayos agregaron la cuarta estrella a su escudo debido a que hasta antes del primer Mundial, las medallas doradas en las Olimpiadas se contabilizaban como campeonatos del Mundo.

A pesar de la carencia de resultados en los últimos años, en los que el pueblo uruguayo se ha quedado sin representativo en seis mundiales; su máximo logro fue alcanzar la antesala en 1954 y 1970, los charrúas se mantienen como un referente del futbol sudamericano.

Sudáfrica y Francia, caminos diferentes

Completan el grupo Sudáfrica y Francia. La Selección local sorprendió al orbe cuando en 1996 en su primera participación en la Copa Africana de Naciones se levantó con el título, al aprovechar su localía y derrotar a selecciones históricas de la zona como Camerún, Ghana y Túnez en la final del certamen; ahora quiere repetir parte de aquel logro.

Francia por su parte llegará a la Copa del Mundo de Sudáfrica 2010 con conflictos dentro y fuera de la cancha. Los enfrentamientos de su técnico con algunos jugadores, la crítica al sistema de juego, los pocos minutos de varios referentes en sus clubes y el escándalo de prostitución de Franck Ribery, sólo son algunos de los problemas de Le Bleus.

A pesar de los conflictos que vive el combinado que fuera campeón hace 12 años, cuando el Mundial se festejó en su tierra y Zinedine Zidane se consolidó como uno de los mejores jugadores del momento, Francia sería el rival a vencer en el Grupo A, sino tuviera esos problemas, ya que además se encuentra dentro del Top 10 del ranking de la FIFA.

Muchas trabas envuelven a los pupilos de Raymond Doménech y al propio técnico, pero la capacidad de Rybery, Henry, Gallas, Nicolás Anelka y Patrice Evra son el punto fuerte de Le Blues.