No todo el que corre con el ovoide en las manos con la facultad para lanzarlo tiende a frecuentes errores. Mediante sus bastas habilidades atléticas Robert Griffin III, el novato de Washington Redskins, se opone a ser de la estirpe de los elusivos mariscales de campo que fallaron en aras de llevar la pelota por la vía terrestre.

El ganador del trofeo Heisman se ha convertido en la joya del equipo de la capital estadounidense, valuarte de la NFL en venta de jerseys y popularidad. Y todo ello, en parte a su tendencia a cometer pocas pifias cuando busca a algún receptor o cuando correr es una de las vías para que la jugada no termine en yardaje negativo.

Griffin ya es el quarterback rookie más destacado por carrera; lleva 714 yardas en lo que va del certamen (ocho más que la marca impuesta por Cam Newton en 2011) en 105 intentos, para un promedio de 6.8 yds y seis anotaciones.

Sin ser su función primaria, el ex Baylor Bears es el corredor 24 en la NFL, su yardaje es superior al de running backs de naturaleza que tienen más de 100 acarreos como Michael Turner o Darren McFadden y acumula 190 yardas más que Newton, el segundo quarterback más prolífico por tierra.

COMO UN VALLISTA

De 22 años, 1.88 metros de estatura y 98 kilogramos, Griffin demostró su capacidad corredora desde su etapa en la NCAA con 2,254 yardas y 33 touchdowns, pero ya en el Scouting Combine cautivó a los visores cuando en la prueba de las 40 yardas paró el cronómetro en 4.41 segundos, apenas ocho milésimas por arriba de lo que alguna vez marcara Michael Vick. Los saltos verticales y de longitud, en los que apuntó 99 centímetros y 3.05 metros, de manera respectiva, ampliaban las buenas referencias de sus dotes físicos.

Su paso hasta el momento en el plano individual y en el colectivo en el que tiene en la pelea de un boleto a playoffs a los Skins, confirman el diagnóstico que la NFL hizo meses atrás. Es extremadamente atlético, como un corredor de vallas. Su capacidad se presta muy bien para ser un quarterback que puede hacer jugadas con los pies, extender jugadas , estableció el sitio oficial de la liga.

Con las cualidades ya descritas y después de 325 envíos intentados, 218 completos, 17 touchdowns, RGIII es un confiable pasador al que le interceptan cada 81 pases realizados, promedio que está por encima de líderes de la Liga en yardas por aire como Matthew Stafford (48.5), Drew Brees (30.7) y Tony Romo (32.2). No equivocarse, es otra gran habilidad de Griffin.

[email protected]